¿Qué hacemos con la basura electrónica?

En todo el mundo se generan unas 50 millones de toneladas de desechos electrónicos, según un informe de Naciones Unidas

 

Ariel Torres y Guillermo Tomoyose analizan el lado oscuro de los avances tecnológicos: la basura electrónica. También es conocida como desechos electrónicos, un término que define a cualquier dispositivo o equipo con un enchufe, un cable eléctrico o una batería. Cuando la tostadora, el lavarropas y la heladera dejan de funcionar, también pasab a formar parte de la misma categoría que los celulares , computadoras y otros gadgets que cumplieron su ciclo de vida.

Según un informe de Naciones Unidas, cada año se producen aproximadamente 50 millones de toneladas de residuos electrónicos y eléctricos, y solo se recicla correctamente el 20%. Aunque solo representan el 2% de la basura sólida mundial, también pueden significar hasta el 70% de los residuos peligrosos que acaban en los basureros: un solo producto puede estar hecho de más de 1000 sustancias diferentes.

A su vez, estos dispositivos electrónicos son un reservorio de materia prima que se puede reutilizar en nuevos objetos e insumos, como ocurrió con la campaña de recolección convocada en Japón para recuperar metales para fabricar las medallas de los atletas de Tokio 2020. En dos años lograron conseguir 32 kilos de oro, 3500 de plata y 2200 de bronce.

¿Cuáles son las alternativas para reducir los desechos electrónicos? La segunda vida de los dispositivos, impulsados por organizaciones como Fundación Equidad, permiten darle una nueva utilidad a los equipos que quedan en desuso. También hay puntos de recolección en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, además del mapa de Dónde Reciclo, un recurso muy útil para localizar los lugares donde se reciclan todo tipo de materiales.

Por su parte, la Facultad de Informática de la Universidad Nacional de La Plata tiene el programa @ebasura, una iniciativa con más de 10 años de trayectoria donde reciclan componentes electrónicos, arman computadoras y las donan a las organizaciones que necesiten equipamiento informático.

Aún así, lo más urgente está del lado del Estado: la Argentina aún no tiene una ley de reciclado de residuos electrónicos.

FUENTE: lanacion.com.ar

Relacionadas