No le gustó cómo le quedó un tatuaje y se lo borró con un rallador de queso

Una historia se volvió rápidamente viral por lo increíble que le resulta su relato a cualquiera que lo lee. Todo comenzó en Twitter, cuando un usuario publicó lo que desencadenaría un aluvión de comentarios al respecto del hecho.

“Un amigo se tatuó y como no le gustó el tatuaje se lo sacó con un rallador de queso. Sí, un rallador de queso”, escribió Matías Costa en la red social y recibió miles de reacciones al respecto.

Como era de esperarse, el tuit no tardó en llenarse de comentarios hasta el punto que el protagonista de la historia quiso dar su testimonio sobre la decisión que tomó. Si bien su amigo había hablado de una disconformidad respecto del trabajo que le habían hecho en el brazo, el joven explicó las verdaderas razones en diálogo con Infobae.

“Me hice el tatuaje y a la semana quise inscribirme para ingresar en la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA). Si bien en los requisitos de la web no aparece, me comentaron que no podía trabajar con tatuajes visibles. Esto ocurrió en agosto de 2017. En ese momento tenía 19 años”, comentó.

Las fotografías del antes y el después impactan a cualquiera no sólo por la extrema manera de deshacerse de un tatuaje sino por los inesperados resultados.

Fuente: Canal Net Tv

 

 

Relacionadas