Un video para un cumpleaños de 15 se hizo viral

 

Cuando Melanie cumplió 15 años, el 31 de enero de 2016, no imaginó que el video que filmó junto a sus amigos en Colonia de Sacramento, Uruguay, alcanzaría la sorprendente cifra de 113 millones de vistas en YouTube, ahora que ya tiene 18, terminó el liceo, estudia medicina en la universidad y forma parte de un grupo de baile.

Para tomar dimensión, cada uruguayo y uruguaya (unos 3.400.000) tendría que ver 32 veces el video para llegar a esa cantidad de reproducciones. “No sé, me parece muy loco todo el asunto. Lo que pasa es que mucha gente se confunde el video original con el de mis quince. O vas leyendo los comentarios del video y la gente no puede creer que sea un cover”, esa es la explicación que le encuentra Melanie en diálogo con Clarín al fenómeno viral en que se convirtió su video.

“La verdad, fue todo mérito de Sacramento Audiovisuales, que son unos genios editando”, agrega Melanie, que también le da crédito a su madre, Aneliese, que tuvo la idea de “imitar” el clip musical de Prayer in C, el tema interpretado por Lilly Wood & The Prick con Robin Schulz y que fue un éxito mundial. La verdadera clave del éxito para el video de Melanie.

Susana y Ezequiel son las cabezas detrás de Sacramento Audiovisuales, una modesta productora y un emprendimiento independiente que vive de filmar este tipo de eventos: cumpleaños de 15, casamientos, bautismos, etcétera. Lo cierto es que no son unos improvisados, saben hacer lo que hacen, porque la “imitación”, como la define Susana, tiene poco que envidiarle al video original. Aunque reconoce lo difícil que es hacer un trabajo de calidad parecido al de una productora profesional europea.

“En tiempo nos llevó como cinco jornadas. Y mucho laburo de props, maquillaje, que lo hizo un amigo de Mel, bastante tiempo y dedicación. El equipo que teníamos entonces era limitado, sobre todo para las tomas en movimiento”, explica Susana. El ejercicio de echar a correr los dos videos en simultáneo en ventanas paralelas vale esfuerzo.

Susana agrega: “Siempre sirve para que otras chicas lo vean y eso genere laburo. Pero es una estética bastante alternativa para lo que son las quinceañeras que festejan su cumple. Digamos que nos ha sorprendido, sólo eso”.

Fuente: Clarin

 

 

Relacionadas