La cepa de Reino Unido, detectada en Santa Fe, es “un 50% más transmisible y un 65% más severa”

La aparición de nuevas variantes de coronavirus genera preocupación en esta capital y en la provincia de Santa Fe. El viernes se anunció que se detectó en la ciudad de Santa Fe la cepa compatible con la del Reino Unido y en la ciudad de Rafaela una mujer (quien luego falleció) dio positivo por PCR con una cepa compatible con la de Manaos.

Humberto Debat, virólogo e integrante del Proyecto Argentino Interinstitucional de genómica de SARS-CoV-2, explicó que sobre la cepa de Reino Unido detectada en esta capital hay muchísima “información que es realmente drástica, dramática”.

“Es, como mínimo, un 50 por ciento más transmisible que el resto del virus circulante”, afirmó.

Humberto Debat, virólogo e integrante del Proyecto Argentino Interinstitucional de genómica de SARS-CoV-2

Señaló, con ese porcentaje de mayor contagiosidad, que cualquiera podría pensar que “en vez de generarse 10 casos, se van a generar 15”; pero que la ecuación no es tan simple y añadió: “Esa personas se está olvidando del concepto exponencial de los contagios y de los ciclos duplicativos del virus“.

En esa línea, ejemplificó: “Para decirlo de forma más gráfica, significa que en un período de un mes ese virus (50 por ciento más transmisible) genera cinco veces mas contagios. Y eso redunda en más hospitalizaciones y más muertes“.

Describió que hay información, ratificada en numerosas publicaciones del Reino Unido y replicadas en Dinamarca, de que dicha variante es además más severa: “Uno si se infecta con la variante de Reino Unido tiene un 65 por ciento más de probabilidades de hospitalización”.

Consultado sobre los motivos por los cuales la nueva cepa es más virulenta, Debat apuntó: “Las explicaciones, sobre las cuales hay consenso científico, serían dos. Por un lado mayor concentración de virus (lo que explicaría lo de mayor transmisibilidad) y el segundo aspecto es que el período infectivo de estas personas sería más largo. Es decir: acumularían más virus y por más tiempo”.

Sostuvo, en declaraciones al programa “De10”, que se emite por “LT10” que “independientemente de la explicación biológica, los grandes números dicen que la cepa de Reino Unido es un 65 por ciento más severa; es lo que importa a nivel de política sanitaria y por lo cual nos hemos preocupado tanto”.

Nueva etapa

El integrante del Proyecto Argentino Interinstitucional de genómica de SARS-CoV-2 comentó que “a finales del año pasado salieron una serie de reportes donde se describía la emergencia y preocupación de las nuevas variantes. Son distintas al resto del virus circulante en tres aspectos centrales: desde lo genético, evolutivo y epidemiológico. Esto, a grandes rasgos, significa que es muy distinto al resto de los virus que están circulando en lugares donde se establecieron, como ocurrió en Manaos, Reino Unidos y Sudáfrica“.

El virólogo subrayó que el descubrimiento de las nuevas cepas fueron una sorpresa y que “cambió el panorama”. Sostuvo que “la pandemia en estos momentos está siendo impulsada por un virus distinto, contagia más y más severo”

Consultado sobre la eficacia de las vacunas para con las nuevas variantes, Debat explicó: “En algunos casos vimos una reducción moderada, significativa pero no drástica de este proceso de neutralización para la mayoría de las variantes; específicamente, para la variante de Reino Unido y hay datos prometedores para la variantes de Manaos. Se vio bastante afectada la variante de Sudáfrica, donde los niveles de neutralización disminuyeron muchísimo”.

“De todos modos -continuó Debat- el dato más esperanzador es que hasta el momento se espera de que todas las vacunas que se están aplicando en este momento seguirán siendo extremadamente eficaces en la prevención de casos severos de Covi-19, de hospitalizaciones y muerte. Es decir, que en este momento la campaña de vacunación en la gran mayoría de los países está orientada a mitigar el daño; a la protección de los más vulnerables. Existe la posibilidad de que se contagien pero que eso no sea severo”.

El especialista advirtió, con relación a las vacunas, que los datos actuales “no son muy certeros con respecto a la disminución de la transmisión de los virus por parte de aquellas personas que han sido inmunizados. Es decir, la mayoría de estas vacunas concentran su eficacia no en evitar la enfermedad y la mayoría de las personas inmunizadas podrían acumular alguna cantidad de virus lo suficientemente importante como para que estas personas puedan seguir transmitiendo el virus. Los protocolos actuales indican que las personas inmunizadas deben seguir cuidándose, no tanto por la salud individual sino colectiva”.

Fuente: uno santa fe