Bº Sargento Cabral: le robaron el auto cuando intentaba ingresarlo en el garaje

El lunes por la noche, como todos los días, Gloria llegó a su casa en barrio Sargento Cabral, en calle Lavalle al 5500, a una cuadra de avenida General Paz. Subió el auto al ingreso del garaje de su vivienda para guardarlo y fue en ese momento, justo cuando bajó del vehículo, que apareció en la escena un hombre con casco, forcejeó con la mujer, le sacó la llave, se subió al vehículo y cometió el robo.

El automóvil robado es un Peugeot 301 color blanco, modelo 2018 con chapa patente AC353AV. A 3 días del atraco, el vehículo todavía no apareció y la familia pide datos al respecto más la documentación que pudo ser descartada a nombre de Gloria Oggioni y Osvaldo Bonadeo.

El momento del robo fue el lunes por la noche, cerca de las 22.30 y duró casi 5 minutos según recordó la víctima. “Llegué a casa en el auto y me predispuse como siempre a guardarlo en el garaje. Siempre tomamos la precaución con mi esposo de mirar que no haya nadie en la cuadra para bajar del coche, abrir el portón e ingresarlo”, sostuvo Gloria, quien la pasada noche de lunes reconoció haber estado “distraída y desatenta”.

Cuando la mujer, jubilada y comerciante, con más de 20 años viviendo en barrio Sargento Cabral, se disponía a ingresar a su casa para luego abrir la puerta del garaje, escuchó lo que a la postre sería el comienzo de cinco minutos de terror: “Dale, dale, dame la llave del auto”, escuchó Gloria detrás suyo.

Allí, un hombre con casco, que estaba acompañado por otro en moto, abordó a la mujer y comenzó a forcejear en la puerta del hogar. Instante después, el delincuente logró arrancarle de la mano la llave y subirse al auto para intentar darle arranque.

“En ese momento no pensé claramente y me tiré dentro del vehículo para intentar, al menos, recuperar la cartera con pertenencias. Mientras el delincuente intentaba darle arranque, yo seguía golpeándolo y pidiéndole que me entregue la documentación”, recordó Gloria, quien admitió que su accionar “fue imprudente e impulsivo”.

“Recuerdo lo acontecido y vuelvo a temblar y sentir temor por lo que pudo haber pasado si los delincuentes estaban dispuestos a algo más. Hoy tengo que agradecer que el ladrón no estaba armado ni atinó a golpearme”, continuó agregando la víctima del robo.

Finalmente, casi 5 minutos después del inicio del robo, el sujeto pudo encender el vehículo, dar marcha atrás y salir por calle Lavalle hacia el norte, tomando Santiago Derqui y luego avenida General Paz. Detrás de él, el cómplice del robo en moto siguiendo su marcha.

Tras narrar y recordar lo sucedido, Gloria lamentó el hecho de “vivir todo el tiempo atentos y expectantes de no caer en las manos de la delincuencia”“Es estresante estar todo el tiempo así; soy muy cuidadosa y estoy alerta a los movimientos de la inseguridad, pero me descuidé un segundo y hoy estoy contando lo que fue el robo de mi vehículo y no algo más grave”, finalizó la vecina de barrio Sargento Cabral.

fuente: uno santa fe

Relacionadas