El Cullen atendió en 2020 a 72.471 personas: 6.609 fueron pacientes Covid-19

El año 2020 fue un año atípico para el Hospital Dr. José María Cullen, uno de los centros de salud más importantes de la provincia de Santa Fe. La pandemia por Covid-19 y las fuertes restricciones que se dieron en el año, sobre todo en tiempos de cuarentena, marcó una reducción de ingresos por accidentes de tránsito a la guardia, pero al mismo tiempo, registró un número anual de atenciones generales que se incrementó en un 24 por ciento respecto a los pacientes atendidos en 2019.

Si bien existió una reducción en la atención de pacientes por accidentes de tránsito del 34 por ciento, comparando 2020 (2.902 ingresos) con 2019 (4.400 ingresos), las autoridades del Hospital Cullen consideraron que el número, “no fue tan significativo teniendo en cuenta las medidas de restricción de circulación que se aplicaron por parte del gobierno”. De hecho, solo abril del año pasado, fue el único mes del 2020 que la Guardia del Cullen atendió menos de 100 personas por diversos siniestros viales: fueron 78 pacientes recibidos en 30 días.

Fue el mes de enero de 2020 cuando más ingresos se registraron por diversos accidentes de tránsito: 332. El mes de febrero siguió con 315 casos y luego se registró un descenso de atenciones en la Guardia, hasta que poco a poco el número fue subiendo, llegando a otro pico de ingresos en diciembre pasado, que terminó con 310 personas atendidas.

El 2020 dejó un número total de atenciones anuales, por diversas afecciones, de 72.471 personas en el Hospital Cullen, mientras que en el 2019, fueron 58.373 los pacientes atendidos. Estas más de 14.000 personas que pasaron por el nosocomio de la capital provincial, reflejan un 24 por ciento de aumento en las atenciones totales. “Fue un año de mucho esfuerzo para el personal de salud, atendiendo sobre todo, a los cuidados aplicados con el uso de los elementos de protección personal a la hora de la atención de pacientes, situación que requirió de mayor empeño, tiempo y sacrificio”, sostuvieron las autoridades del Cullen.

“A cama llena” se trabajó en el nosocomio local durante el tiempo en que más casos de coronavirus se registró, entre los meses de agosto y noviembre. Justamente, noviembre de 2020 marcó el número más alto de atenciones por Covid-19 en el Cullen: fueron 1.622 los pacientes atendidos. En total, durante todo el año, se atendió a 6.609 pacientes Covid-19.

Por ese motivo, en los momentos donde se hablaba de la llegada del ascenso de la curva de contagios, que al mismo tiempo coincidió con un “relajamiento” de los santafesinos por la cantidad de días sin casos positivos (el miércoles 24 de junio de 2020, UNO Santa Fe publicaba “Después de 75 días sin contagios se reportó un caso en la ciudad de Santa Fe”), las autoridades sanitarias le pedían a la ciudadanía de forma desesperada, la toma de conciencia para evitar un colapso de camas en los hospitales.

Algo similar ocurre en este comienzo de año, donde el rebrote de infecciones por Covid-19 sacude el continente europeo, y desde Sudamérica en general, y en Argentina en particular, miran con atención la evolución de una nueva cepa de coronavirus con el objetivo de tomar todas las medidas disponibles en caso que se desarrolle y progrese por estas latitudes.

fuente: uno santa fe

Relacionadas