Dengue: ¿cómo se previene en la ciudad de Santa Fe?

En junio del 2020 se registraron los últimos casos de dengue en la ciudad de Santa Fe, y desde ese último brote ya no se reportan casos, según el subdirector municipal de Promoción de la Salud, Juan Picatto.

“Consideramos que se hizo un trabajo aceptable de contención de la enfermedad si se compara con los datos del año anterior y teniendo en cuenta cómo afectó la enfermedad al resto de las localidades medianas y grandes de la provincia”, dijo.

“En 2020 tuvimos 221 casos positivos de dengue”, contó el funcionario. “No ha sido el peor año en la ciudad de Santa Fe, ya que el año anterior (2019) tuvimos 361 casos”, aclaró y explicó que la mayor cantidad de casos se dio en abril y que los barrios más afectados fueron Pompeya, San Martín, Los Ángeles, Sargento Cabral, Roma, Los Troncos, San Pantaleón, Pro Adelanto y Barranquitas.

Picatto sostuvo que en la estrategia de abordaje de dengue existen tres líneas de trabajo: la contención y bloqueos de casos; las acciones de prevención y promoción; las acciones de diagnóstico y monitoreo.

Evitar la infección y propagación

“El dengue es una enfermedad transmitida por un mosquito, cuando vienen los fríos el mosquito adulto desaparece, y por lo tanto se corta la transmisión de la enfermedad”, subrayó Picatto. “Se inician los casos en la ciudad de Santa Fe cuando una persona viaja a los lugares de transmisión de dengue, se infecta, y se transmite la enfermedad acá”.

Cuando se detecta un caso de dengue, el procedimiento indica un bloqueo que se realiza en las casas de la manzana de donde vive el afectado y las otras ocho perimetrales: son nueve manzanas donde se realiza la búsqueda de personas que comienzan con síntomas (el más notorio es la fiebre), el descacharrado y la fumigación dentro de la casa y el patio.

Con respecto a la similitud de los síntomas que producen el dengue y el Covid-19, el diagnóstico médico es fundamental. “La tarea del médico con respecto a la sospecha, además de evaluar los síntomas del cuadro clínico, es evaluar siempre el nexo; indagar si la persona estuvo en algún lugar en donde haya transmisión de dengue”, explicó Picatto, y agregó que junto a la provincia y el colegio de médicos se realizarán capacitaciones para trabajar la relación entre el dengue el coronavirus.

Ganarle al mosquito

Desde noviembre la Municipalidad está trabanjado en las acciones de prevención y promoción, sobre todo en los barrios que fueron más afectados durante 2019 y 2020. El subdirector de Promoción de la Salud detalló que ingresan a los hogares para limpiar, asesorar y registrar los patios por posibles criaderos de mosquitos.

“En las acciones de descacharrado hay un modo de evaluar cómo están los domicilios en relación al riesgo que puede haber con respecto a los lugares en donde se puede criar el mosquito”, explicó Picatto. “Se considera de alto riesgo un domicilio en donde se encuentran más de cinco recipientes donde se pueda criar el mosquito. De mediano riesgo si tiene de tres a cinco recipientes y de bajo riesgo si tiene menos de tres recipientes”.

La evaluación se realiza sobre los 4.229 domicilios donde les permitieron el ingreso, un 30% del total de hogares visitados, ya que no todos los vecinos dejaban pasar a los expertos a sus casas. “De los domicilios trabajados solo el 8% fueron clasificados como de alto riesgo, lo que da cuenta de que en ese barrio, que fue el más afectado por el brote de dengue en 2020, el mensaje fue recepcionado por los vecinos y las acciones de prevención y promoción están dando resultados“, informó Picatto.

Agregó que hay un 4% de domicilios de mediano riesgo de criaderos de dengue, y de bajo riesgo un 32%. En las casas donde no se realiza el descacharrado sí se realizan las acciones de consejería. Contó Picatto que se insiste en que el vecino incorpore hábitos de revisión permanente. “Sobre todo ahora hacemos hincapié en la presencia del vector. Se les explica que en la ciudad de Santa Fe no hay casos de dengue pero sí hay presencia del vector que lo transmite”, resaltó.

Por otro lado, desde la Secretaría de Promoción de la Salud y la Secretaría de Ambiente de la Municipalidad comenzaron a capacitar a las asociaciones de higiene urbana que tienen presencia en el norte, oeste y la costa de la ciudad para que incorporen en su práctica herramientas de prevención de dengue para trabajar con los vecinos.

El Laboratorio Industrial Farmacéutico Sociedad del Estado (LIF S.E) desarrolló con fórmula propia un repelente para insectos, distribuido de forma gratuita en los centros médicos de salud de Santa Fe.

El Laboratorio Industrial Farmacéutico Sociedad del Estado (LIF S.E) desarrolló con fórmula propia un repelente para insectos, distribuido de forma gratuita en los centros médicos de salud de Santa Fe.

Fuera de peligro

Sobre el monitoreo del mosquito, Picatto contó que “el sistema de trabajo de ovitrampas se viene realizando desde 2016 con un convenio con la UNL y se realiza a partir de sensores que están colocados en 40 lugares de la ciudad de Santa Fe. La idea es extenderlo a 100″, aclaró.

“Se va monitoreando la presencia del vector en la ciudad de Santa Fe y nos da herramientas para redireccionar las acciones de prevención”, destacó el funcionario.

“Los datos que están arrojando los sensores de ovoposición son normales para la época, pero sí identificamos dos lugares en la ciudad de Santa Fe en donde es más alto que la media, así que se van a priorizar esos barrios en las acciones”, finalizó.

fuente: uno santa fe

Relacionadas