Juego clandestino: los senadores de la oposición esperan que el gobernador rompa el silencio

El viernes pasado, luego de tomarle declaración al senador Armando Traferri en el marco de la causa por juego clandestino, los fiscales Luis Schiappa Pietra y Matías Edery anunciaron públicamente que pedirían al Senado el desafuero del legislador justicialista. Sin embargo, eso aún no ocurrió.

Los senadores de la oposición son cautelosos a la hora de opinar porque antes de fijar una posición quieren conocer los alcances y los argumentos que tendrá ese pedido de la justicia. El presidente del bloque del Frente Progresista en la Cámara alta, Felipe Michlig, expresó su malestar por enterarse por los medios de las decisiones o acciones que tomarán los funcionarios del MPA.

“Una vez que ingrese formalmente la nota se analizará. Pero hasta ahora no sabemos de qué se trata, qué es lo que se pide, si se ajusta a lo que marca la Constitución. Hasta el momento no sabemos nada más que una manifestación pública de los fiscales. Pero no hay nada formal”, remarcó.

Por su parte, el senador Lisandro Enrico, de la misma bancada, aclaró que, en caso de que el pedido formal de los fiscales ingrese, “no hay plazos establecidos para tramitar un pedido de esa naturaleza” pero que se tomará con “la cautela y seriedad que amerita el caso”.

Michlig considera que “es imposible” que la solicitud para quitar la inmunidad parlamentaria a Traferri se trate en la sesión de este jueves porque “aún no ingresó ninguna nota” a la Cámara. “Además tiene que tener todos los fundamentos necesarios, con un respaldo suficiente para que merezca un análisis”, argumentó.

Para aprobarse el pedido de desafuero de un senador se necesitan los dos tercios de la Cámara, es decir 13 votos afirmativos. El PJ tiene 12 legisladores –incluyendo a Traferri–, por lo que la posición de la oposición es clave para saber cómo se resolverá esta situación. Pero sin el pedido formal, no hay definiciones.

“Lo primero que hay que ver es qué nota ingresa y con qué fundamentos. Adelantar una opinión sobre eso es imposible. Después hay que ver qué es lo que dice el oficialismo porque el senador fue citado por la justicia es del oficialismo”, dijo y remarcó que incluso el legislador apuntado por la justicia ya se presentó a declarar.

“Quienes primero se tienen que manifestar sobre este tema es el oficialismo. Desde el gobernador (Omar Perotti) y la vicegobernadora, (Alejandra Rodenas) hasta el bloque mayoritario de senadores tienen que referirse al tema. Nosotros somos la oposición, perdimos las elecciones, no fuimos en esa alianza que hizo Perotti con el NES (espacio que conduce Traferri) y ahora a quienes más nos piden que fijemos una posición es a la oposición”, se quejó.

Por su parte, Enrico afirmó que “está claro que hay una operación política de parte del peronismo contra otra parte del peronismo”. En ese sentido amplió: “Algunas usinas de periodistas están operadas directamente por la Casa Gris que está jugando su interna contra el Senado. Tampoco somos ingenuos, eso es parte de la realidad”.

“Esto es una cuestión del peronismo y demuestra la audacia de algunos para atacar y la cobardía de algunos para no salir a decir nada en estos momentos”, dijo y al ser consultado sobre a quiénes hacía referencia, Enrico respondió: “No me refiero al gobernador, pero tampoco ayuda que él se mantenga en silencio. Las acusaciones son sobre la coalición gobernante, sobre dirigentes del justicialismo. Ahora, de golpe están todos peleados”.

El acuerdo entre Omar Perotti y el sector de Armando Traferri se selló con la candidatura de Alejandra Rodenas como vicegobernadora.

El acuerdo entre Omar Perotti y el sector de Armando Traferri se selló con la candidatura de Alejandra Rodenas como vicegobernadora.

“A la sociedad santafesina –continuó– hay que decirle que ganó una fórmula de una alianza gubernamental que hasta hace meses estaban todos juntos. Por eso me parece que el gobernador Perotti no puede hacerse el desentendido. No se puede tomar de tonto al pueblo santafesino y hacer de cuenta que Perotti es de otro partido. El propio exfiscal Ponce Asahad dijo que venía del peronismo y que el juego clandestino siempre estuvo vinculado al peronismo. Esto de querer sacarse el lazo y evadir todo no corresponde. Acá tiene que asumir responsabilidades el partido gobernante porque es un tema que se genera en su propio partido. También del ministro de Seguridad de ese partido”.

“Para un sector del peronismo, lo que dijo Ponce Asahad le sirve para atacar a otro sector del peronismo. Eso es lo que está pasando. Esto lo toma un sector de la Casa Gris para atacar a otros peronistas donde están los senadores. Lo que yo digo es que si Ponce Asahad vincula a las campañas políticas con el dinero del juego clandestino, el gobernador de la provincia no puede seguir callado porque hasta hace seis meses estaba con los que hoy están siendo acusados”, evaluó Enrico.

Luego insistió: “Tiene que haber una respuesta política porque esto es un problema de denuncia de corrupción a funcionarios, legisladores, militantes y hasta el propio exfiscal se confiesa justicialista. El gobernador se tiene que hacer cargo de esto, no puede hablar en tercera persona porque para la sociedad santafesina se presentaron todos juntos. Si esto es una operación política, como quedó demostrado a partir de utilizar a los medios para hacer pública una declaración judicial que debía ser reservada y los senadores nos enteramos antes por los medios, cuando tenía que ir directo desde la sala de audiencias a la Legislatura; además fue difundida por las usinas de comunicación cercanas al gobierno. Es todo muy burdo. El partido justicialista debe dar una explicación a los santafesinos de lo que está pasando. El gobernador no puede seguir en silencio porque forma parte de la coalición gobernante“.

fuente: uno santa fe

Relacionadas