Una semana clave para el transporte urbano de la ciudad que quedó en jaque por la pandemia

La pandemia profundizó la crisis de años del transporte urbano y aceleró un debate que pudo haberse dado mucho antes. Con la decisión de los gobiernos nacional y provincial de no incrementar los subsidios a un sector clave para la cotidianidad y actividad económica de esta capital, los caminos de solución se redireccionan al municipio, principal responsable del servicio.

Así lo entendieron los empresarios, quienes esta vez no elevaron sus reclamos de mayores recursos a casa Gris o Rosada, sino que directamente emplazaron a la municipalidad, advirtiéndole que si no hay una inyección de recursos (30 millones de pesos), los coches dejarán de circular a partir de octubre.

Contrarreloj, se gestó una reunión. El cónclave entre empresarios, funcionarios municipales y el intendente Emilio Jatón, se realizará el miércoles, último día de septiembre.

“El tenor de la reunión es ir a escuchar qué es lo que tiene la municipalidad para proponer arriba de la mesa”, le dijo un empresario a UNO Santa Fe. “Hace dos años que venimos para atrás, nunca nos solucionaron el problema de fondo y con la pandemia en el medio”, recalcó.

Que el conflicto se solucione solamente con subsidios municipales, algo que nunca antes había ocurrido, es difícil de creerlo. Es algo que el gobierno municipal ya descartó de plano y que ni siquiera los empresarios, en la intimidad, esperan que suceda.

 

Una fuente municipal calificada no descartó la posibilidad de que el gobierno local destine fondos, aunque advirtió que se necesitará algo más. En esa línea, anticipó que “una sola cosa no alcanza para la sostenibilidad de mediano plazo del servicio”. Es por ello, que la salida no será solo económica, sino de revisión de un esquema del servicio, en donde podrían entrar en juego los trayectos de los colectivos y también las frecuencias de las unidades.

Por su parte, los empresarios insisten en conocer cuáles son los recursos que les permitan “generar un horizonte”. En ese sentido, anticiparon: “No nos podemos ir de esa reunión con promesas, tienen que ser hechos palpables”.

Noticias relacionadas

La abrupta caída de pasajeros que provocó el aislamiento llegó a ser de casi un 90 por ciento (en el inicio de la cuarentena). La real dimensión del inconveniente se presenta cuando, según cálculos municipales, el 60 por ciento de los recursos que recibe el sistema es mediante tarifa.

Sin pandemia, se suelen mover en colectivos 160 mil personas en un día pico en la ciudad, contra apenas más de 26 mil que se movilizaron en los momentos más crudos del aislamiento; y con fines de semanas de apenas nueve mil personas.

Miguel González, secretario de General municipal hizo referencia a una discusión histórica, como es la injusta distribución de recursos. “El servicio de Buenos Aires y Amba está mucho mas subsidiado. Allá, el 20 por ciento se aporta a través de tarifa, en cambio acá el aporte es del 60 por ciento”, graficó.

“La decisión que se ha tomado en pandemia, de que haya menos gente en los colectivos fue exitosa (desde el punto de vista sanitario), pero en términos de sustentabilidad al sistema, el impacto es grande; se advirtió en el comienzo de la pandemia y las autoridades decidieron no modificar la estructura de subsidios”, dijo en declaraciones a la emisora LT10.

“Tenemos que sentarnos en una mesa y ver qué aportes puede hacer el municipio. Y otras adecuaciones en términos de cómo es que se estructura el servicio, nunca dejando de pensar de que el servicio tiene que servirle no solo a los concesionarios, sino también a los ciudadanos”, deinió González.

fuente: uno santa fe

Últimas noticias