Por violencia de género, un famoso artista santafesino deberá acatar un inédito acuerdo judicial

Andrés Iglesias, de 33 años, es conocido en la ciudad de Santa Fe por su carrera como artista callejero. Este miércoles firmó un acuerdo de suspensión de juicio a prueba por los delitos de “chantaje –como modalidad de delito de extorsión– en grado de tentativa en contexto de violencia de género”.

Niño de Cobre había sido imputado el 21 de agosto de este año luego de haber amenazado a su expareja de publicar fotos íntimas de ella que él tenía en su poder. Además, publicó en sus redes sociales una imagen en la que estaba representada la mujer y que estaba acompañada de mensajes agresivos contra su persona y que eran descalificantes. La mujer lo denunció ante la Justicia por los hechos, que fueron investigados hasta llegar a esta resolución este miércoles.

Se acordó el tiempo de un año la suspensión de juicio. En ese lapso se le imponen a Cobre una serie de medidas que deberá cumplir para no ir a juicio. En representación de la mujer actuaron las profesionales del Estudio jurídico social Lazos; las abogadas Jaquelina Bussi y Erica Stalker, la psicóloga Jimena Rudi y la trabajadora social Maria de los Ángeles Pais. El fiscal a cargo es José Ignacio Suasnábar, en representación del Ministerio Público de la Acusación.

Suasnábar investigó los hechos y recolectó las pruebas, entre las cuales se presentaron entrevistas a testigos y los resultados de peritajes forenses realizados a dispositivos electrónicos secuestrados durante un allanamiento realizado el 12 de junio de este año por la Agencia de Investigación Criminal de Santa Fe.

Las reglas de conducta acordadas son inéditas en el sistema judicial de la provincia. Entre las medidas se encuentra que deberá realizar un desagravio que se llevará a cabo a través de la red social Instagram desde la cuenta de Andrés Iglesias (@cobreart) como posteo público, que deberá dejar por 30 días visible, “arrobando” a la expareja y sin que se permitan comentarios. La publicación deberá contener un pedido de disculpas y retractarse de las falsas acusaciones que había realizado por el mismo medio contra la mujer.

Asimismo debe realizar un curso sobre “violencias del patriarcado” con su debida acreditación; someterse a la supervisión de la Dirección Provincial de Control Pospenitenciario; y debe cumplir con una reparación económica hacia la víctima.

Por último, Cobre debe fijar su residencia en ciudad de Santa Fe y dar aviso a la Oficina de Gestión Judicial y al Ministerio Público de la Acusación de cualquier modificación del mismo; abstenerse de abusar de bebidas alcohólicas y de consumir estupefacientes; abstenerse de mantener contacto personal y por cualquier medio (telefónico, electrónico, tecnológico, redes sociales o por interpósita persona) y de acercarse a una distancia menor a los 200 metros, de su expareja.

La abogada de la denunciante, Bussi, expresó sobre el acuerdo logrado: “La perspectiva de género resulta ser más reparadora que la pena prevista en el Código Penal. Las pautas de conducta fueron consensuadas y construidas con la denunciante como pena alternativa”.

Y sostuvo: “Incluyen el impedimento de contacto, el pedido de disculpas por la red social donde la injurió y descalificó. Además el texto fue construido también por ella. Y como compromiso con la comunidad por su rol de comunicador, acordamos la imposición de un curso sobre perspectiva de género, de derechos humanos no sexistas con un marco normativo de derechos de mujeres y disidencias. El curso deberá acreditarlo ante la fiscalía”.

“Las medidas tienen que ver con el daño a la imagen pública y a la identidad virtual, ya que él generó el posteo donde la descalificó. Con la impunidad de publicar una imagen así, con una agresión y no pensar que sería reprochable, se le sumó con posterioridad el chantaje de amenazarla con subir fotos íntimas, generando lo que nosotras entendemos como ejercicio de violencia latente”, concluyó la letrada.

fuente: uno santa fe

Relacionadas