Hasta el 12 de Julio: En el Departamento Castellano ya no se puede circular entre localidades con fines sociales

 

La medida rige desde las 0 del pasado sábado y se prolongará hasta el domingo 12 de julio inclusive. La decisión se anticipó a lo que puede ser una de similar alcance que adopte la provincia para todo el territorio ante el preocupante avance del CoViD-19, que dará marcha atrás con las reuniones afectivas/familiares.

 

Al respecto, los datos son elocuentes e indican que en las últimas dos semanas, los casos de coronavirus en Santa Fe aumentaron casi un 50%, con foco principal de las infecciones en el sur de la provincia.

 

Vale destacar que como consecuencia de esta aceleración de la curva de contagios, algunas localidades ya tuvieron que retroceder de Fases, incluso algunas volver a Fase 1.

 

Castellanos ha superado los dos meses sin que se registren tests positivos y la intención de las autoridades departamentales, comunales y de sus tres ciudades es no bajar los brazos y seguir muy de cerca la situación en la región para evitar, con todos los medios a su alcance, cualquier foco infeccioso de CoViD-19 en la jurisdicción.

 

En ese marco, durante el encuentro virtual mantenido el pasado viernes del Comité de Emergencias del departamento Castellanos, presidido por el senador provincial Alcides Calvo, los titulares comunales e intendentes, resolvieron, por unanimidad, prohibir los viajes de una localidad a otra con fines sociales, que incluyen reuniones afectivas y asistencia a bares y restaurantes, aunque estén a menos de 30 kilómetros, distancia permitida hasta ese entonces.

 

Esta posibilidad había provocado importantes desplazamientos, sobre todo los fines de semana, hacia zonas urbanas y rurales de distritos vecinos, pero al no poderse garantizar (ni con la fuerza de seguridad ni con el personal de las comunas), en el tiempo la permanencia de controles, la situación fue aprovechada de manera irresponsable por algunos y no quedó alternativa que aplicar acciones rigurosas.

 

De esta manera, se vuelve para atrás en las progresivas flexibilizaciones de las medidas de distanciamiento social que rigen en la Provincia, en el marco de la prevención de la propagación del Covid-19.

 

En otro orden, el Comité de Emergencia formuló al Gobierno provincial un pedido para que los templos religiosos puedan abrir con un máximo de capacidad de hasta el 50 por ciento de su ocupación; siempre respetando el distanciamiento social y cumpliendo las medidas sanitarias recomendadas en el marco de la pandemia.

 

Mucha preocupación

 

El senador Calvo explicó que “atendiendo al avance del virus que se está dando en la zona, en particular en Carreras, Ceres, en Venado Tuerto, los casos dudosos en Esperanza y la situación de Franck y Santo Tomé, se tomó una decisión unánime”.

 

“Todos priorizaron que la actividad económica no se puede parar, pero también en evitar que la gente se mueva de una localidad a la otra para reuniones familiares o para ir a un restaurante o un bar en otra localidad. Hay mucha preocupación por la posibilidad de retroceder a fases anteriores tanto desde el punto económico como del social”, dijo el legislador.

 

Ante algunas críticas que se alzaron por la decisión, Calvo expresó que “la gente tiene que entender que esta medidas se toman no porque no nos guste que circule sino que debe tener conciencia que se necesita distanciamiento y cuando más nos quedamos en casa, y salir solo para trabajar o en casos muy puntuales o de necesidad, nos ayuda a prevenir contagios”

Noticia de: El Litoral

Relacionadas