Jardines maternales: denuncian actividad por fuera del sistema

Pasaron más de 90 días del cese de las actividades de los jardines maternales en la ciudad y mientras continúan con sus puertas cerradas, ya realizaron desde el sector más de 5 manifestaciones sin ningún tipo de respuesta, y ahora, con el agravante de conocer que la actividad se realiza de manera encubierta en casas particulares y en instituciones recreativas, educativas y terapéuticas no habilitadas para tal fin.

“Ya llevamos más de 90 días que llamamos a las puertas del estado y no hay respuesta, mientras observamos como se tiran la pelota entre educación y trabajo sin que ninguno se haga cargo de nosotros”, sostuvo a UNO en la Radio, Fernando Collado, de la agrupación que nuclea a los jardines maternales en la ciudad. “Lo que ahora es más preocupante y desesperante, es que no encontramos ningún tipo de respuesta, pero la mimo tiempo, observamos un paralelo a nuestra actividad que está permitido”, continuó agregando.

“Lo alarmante es la aparición de algunas viviendas donde juntan a algunos chicos para cuidarlos. De hecho, a muchas de las docentes de nuestros jardines maternales, les han propuesta de juntarse a cuidar chicos en viviendas para buscar una salida laboral. Ya hemos realizado denuncias al respecto, como también ya alertamos a las autoridades de las instituciones recreativas, educativas y terapéuticas, que bajo esa denominación, realizan el trabajo que nos prohíben a nosotros”, subrayó Collado a UNO Santa Fe.

En este contexto, más de 450 docentes de 39 jardines maternales de la ciudad ven seriamente comprometido su futuro laboral, mientras que, desde la agrupación que nuclea a dichas instituciones educativas, están tratando de “buscar alternativas urgentes para afrontar el apremiante contexto económico”.

“A medida que se fueron flexibilizando diversas actividades laborales, los padres de muchos chicos volvieron a sus trabajos y están contratando a niñeras o dejan a los menores al cuidado de adultos mayores”, analizaron desde la agrupación de jardines maternales de la ciudad.

 

“Si no nos permiten abrir las puertas de manera controlada, con protocolos estrictos, con el 50 por ciento de nuestra matrícula y trabajando con metodologías pedagógicas concretas respecto a las nuevas normas de manejarse en este contexto de pandemia, no entendemos cual es la lógica que aplican las autoridades para sí habilitar otras actividades con mucho más riesgo de contagio”, manifestó Fernando Collado y finalizó: “No pudimos ni llegar a discutir nuestra propuesta de reapertura. Lo único que hacen es patearse la pelota entre provincia y municipalidad con nosotros en el medio, sin respuesta”.

Más 90 días con los jardines maternales cerrados

En un mensaje viralizado a través de las redes sociales, todos los actores involucrados en el ámbito de los jardines maternales de la ciudad, mostraron su descontento con la situación actual y con el “ninguneo” por parte de las autoridades

“90 días que llamamos a las puertas del estado y no hay respuesta.

90 días de promesas… “nos vamos a ocupar de los que sufren”, “tenemos en cuenta su situación”, “entendemos por lo que están pasando” pero sin cumplirse.

90 días de tirarse la pelota entre educación y trabajo sin que ninguno se haga cargo de nosotros. Cuando les conviene somos educación, cuando no comercio…

90 días de marchas, reclamos, juntadas, caravanas, reclamos, presentación de protocolos, reuniones con políticos, dar a conocer nuestra situación en los medios de comunicación, consulta a pediatras y especialistas, preparación del regreso….

90 días de angustias, incertidumbres, broncas acumuladas, ninguneos de todo tipo, noches sin dormir, malestares físicos, preocupaciones…

90 días en que nos hacemos presentes a través de una pantalla, planificando, buscando material, pensando cómo estar con cada uno por medio de tanta distancia.

90 días donde nos unimos como jardines privados de la provincia de Santa Fe apoyándonos sin conocernos, llorando juntos, turnándonos para darnos fuerzas unos a otros y apoyarnos en la batalla.

90 días en que las salas están vacías, pero con impuestos, alquileres, sueldos, seguros, servicios, mantenimiento, etc. etc., estando presentes.

90 días en que a muchas familias las llevamos grabadas a fuego en el corazón por la ayuda y contención afectiva, emocional y/o económica que nos están dando, y otras que lamentablemente nos han dado la espalda.

90 días con cada vez más jardines cerrados, sueños truncados, esperanzas rotas e infancias desatendidas.

90 días en que hemos sido juzgados, en que hemos escuchado que dicen que no nos preocupa la salud de los chicos sino solamente la plata… puñal fuerte en lo más profundo del corazón.

90 días en los cuales hemos confirmado que la primera infancia no le interesa a la mayoría de los políticos, fueron excluidos de todo… y no quiero pensar que es porque no votan…

90 días de ATP, créditos, ayudas económicas prometidas en todas las tapas y titulares de los noticieros, pero ninguna recibida en nuestros bolsillos.

90 días en que dicen que es “para cuidarlos”, pero con tanta contradicción que se pueden juntar 5 mamás con sus nenes en una casa para jugar o a comer en un bar, pero no se pueden juntar 5 nenes en un jardín donde se contarían con todas las normas de seguridad SANITARIA

90 días de seguir luchando sin perder las esperanzas, de confirmar que esta profesión es vocación, de no tener más reservas económicas personales por apostarlas a la institución que amamos.

90 días que estamos esperando ser escuchados… y no queremos que pase ninguno más”.

Fuente: Uno Santa Fe

 

Relacionadas