A un año de la muerte de Francisco Sueldo, la familia quiere que el homicida no vuelva a la calle

Walter Sueldo se levanta todos los días pidiendo a Dios que cuide de Francisco “donde esté”. No pasa un solo día en que lo recuerde, pero especialmente este miércoles, cuando se cumple el primer aniversario de aquel “accidente” que le costó la vida.

Todo ocurrió el 13 de mayo de 2019 a la noche, cuando la familia Sueldo iba a bordo de su automóvil por calle Casanello al 2200. Con extrema violencia, el vehículo fue impactado por otro que venía detrás, conducido por el kinesiólogo Francisco Lascurain.

El golpe fue de tal magnitud que Francisco Sueldo, que iba en la parte trasera del auto, sufrió gravísimas heridas y murió horas más tarde en el hospital de Niños “Orlando Alassia”. Lascurain escapó, pero pocos minutos después fue detenido por la policía.

“Sentimos que fue ayer. Es una marca que no se nos va a borrar nunca”, dijo Walter este miércoles en diálogo con el programa El Cuarto Poder.

Los autos involucrados en el choque (Foto de Archivo LT10)

Inimputable

El dolor de la familia se mezcla con la bronca contra el hombre que le arrebató a Francisco a los 11 años, hoy sobreseído por ser considerado inimputable, y trasladado a un centro psiquiátrico del sur santafesino.

“Siempre digo que el tipo no está loco, la familia sabía cómo poder contenerlo. ¿Qué hacía manejando él, con todos los antecedentes que tenía, y seguía trabajando como kinesiólogo, como la familia no le sacó el auto”, se preguntó Sueldo.

Tras la decisión de la justicia, Lascurain iba a ser llevado a un centro de rehabilitación psiquiátrica de La Gallareta, en el norte santafesino, sin embargo, los vecinos del pueblo se alzaron en contra de la medida y se debió dar marcha atrás. Finalmente, fue derivado a una institución del sur provincial que no fue dado a conocer.

“Yo lo que no quiero es que este tipo esté en la calle, y voy a seguir para que no esté en la calle. Este tipo, donde esté, tiene que estar cuidado y resguardado. Llevará un proceso largo en un internado”, expresó el padre de la víctima.

Walter intenta sacar fuerzas de donde no hay para poder sostenerse luego del golpe que la familia sufrió hace exactamente un año: “Así esté en el piso tengo que seguir para adelante, mirando a mis hijas. Dios sabrá por qué nos tocó”, agregó dolorido.

Fuente: LT10

Relacionadas