Le dispararon en la cabeza y lo puede contar: el increíble relato de la panadera asaltada

“Volviste a nacer”, le dijeron a Adriana los médicos del Cullen cuando la atendieron. El impacto de bala fue del lado izquierdo, arriba de la oreja y le alcanzó a rozar el cráneo.

 

Adriana Tallarico agradece estar viva para poder contarlo. Recuerda que le dio “todo el dinero y el celular” pero que “igualmente disparó”. 

Todo sucedió el lunes a la noche, antes de las 21, cuando dos delincuentes llegaron hasta la panadería de la cual es empleada, Novo Nonino, ubicada en Rivadavia al 6600, en barrio Villa María Selva.

Recuerda que el hombre disparó “a un metro o menos de distancia“, para luego salir corriendo. Dice que nunca perdió la conciencia, aunque menciona que quedó aturdida por el estruendo del arma.

Relató que cuando el delincuente se retiró del lugar, fue a buscar a sus compañeros, quienes la socorrieron y llamaron al servicio de emergencia.

La bala impactó del lado izquierdo, arriba de la oreja y solo alcanzó, de forma milagrosa, a rozar el cráneo. Reconoce que “volvió a nacer”, como le supieron decir los médicos que la recibieron en el hospital Cullen.

A pocas horas del hecho y aun internada en una sanatorio privado, Adriana recordó: “Cuando yo le entrego el dinero, me pide que se lo ponga en una bolsa. Cuando voy a buscar la bolsa para ponerle el dinero, es donde aparece una señora en la puerta de la panadería, estaba con una nenita (la señora)”.

“Cuando me revisaron vieron la herida y me dijeron «volviste a nacer». Me quede tranquila, de que no era nada grave. Me hicieron una tomografía, donde se ve el orificio de entrada y de salida”.

En ese momento, cuenta Adriana, y posiblemente asustado por el ingreso de una persona al local comercial es cuando dispara el delincuente. “La bala me impacta en el lado izquierdo, arriba de la oreja y termina saliendo. Mantiene la dirección, rozando el hueso y sale en la parte superior izquierda de la cabeza”.

 

 

En diálogo con el programa “Todo pasa”, que se emite por LT 10 Radio Universidad, contó que el hombre no parecía alcoholizado, ni tampoco  drogado y apuntó: “Lo hacen con naturalidad. La vida no vale nada para ellos. Era un chico joven, no se si tenía 20 años”.

Consultada sobre cómo fueron los segundos posteriores al disparo, describió: “Me voy para la cuadra (sector de producción en la panadería), donde estaban mis compañeros, estaba aturdida por el impacto, por el ruido. Me toco la cabeza y me empiezo a ver las manos con sangre”.

En ese momento, Adriana se dio cuenta que la habían herido: “Ahí es donde me doy cuenta que tengo una herida. Yo no había sentido nada. Los chicos me empiezan a socorrer, llaman al 911, al encargado. Yo estuve siempre consciente”.

Adriana agradeció el accionar rápido de la policía y de los servicios de emergencia. “En cinco minutos estaba en el hospital Cullen, me estaban esperando. Cuando me revisaron vieron la herida y me dijeron «volviste a nacer».Me quede tranquila, de que no era nada grave. Me hicieron una tomografía, donde se ve el orificio de entrada y de salida”.

Advirtió que no es la primera vez que sufre un asalto, aunque aclara que la primera vez fue una réplica de arma. “Fue como hace hace cuatro o cinco años atrás. También con un arma, pero había sido una réplica, un chico menor de edad”.

“¿Cómo imaginas la vuelta al trabajo?”, le preguntaron en el programa “Todo Pasa”; a lo que respondió: “Muy buena pregunta. Yo quiero mi trabajo, lo hago con mucho cariño, amor y con mucha responsabilidad. Vamos a ver con el correr de los días cómo me siento, cómo voy pensando las cosas”.

FUENTE: unosantafe.com.ar

Relacionadas
Tecnofullshop Flotante