La apertura en el Gran Santa Fe y el Gran Rosario “va a ser lenta y gradual”

 

La flexibilización de varias actividades económicas ya es un hecho en gran parte de la provincia. Actividades inmobiliarias, comerciales mayoristas y minoristas, mudanzas, de construcción privada menor, profesionales y de cuidados personales como peluquerías, manicuría y podología, son las que empezaron a funcionar, a partir de este miércoles.

 

“La evolución en Santa Fe es muy buena, pero lo que pasa es que más allá de lo sanitario, hay cuestiones comerciales, que tienen que ver con la producción y la economía. Obviamente, lentamente hay que permitir que algunas actividades se lleven acabo con protocolos y todos los cuidados. Creo que los 48 días de cuarentena nos han concientizado a todos para que sepamos cómo cuidarnos y cómo cuidar al otro. Me parece que eso hace que abrir una actividad comercial, en principio en las pequeñas localidades, tenga fortalezas porque tenemos un periodo de adaptación y educación en el que entiendo que la gente y los comerciantes van a saber adoptar las medidas de cuidado necesarias”, analizó Sonia Martorano, secretaria de Salud de la Provincia de Santa Fe, en una entrevista en el programa CyD Noticias 1ra Edición que se emite por el canal CyD Litoral.
 

Sin embargo, de esta decisión del gobernador Omar Perotti de flexibilizar algunos rubros quedaron exceptuados el Gran Santa Fe y el Gran Rosario. Sobre esta incertidumbre que desespera a los comerciantes minoristas y emprendedores, Martorano respondió: “Rosario y Santa Fe son los grandes aglomerados que, además tienen transporte público y ese es uno de los grandes puntos donde se pueden producir los contagios, por el momento esperamos, veremos la semana que viene cómo es la evolución en la provincia”, y agregó que la apertura en la capital provincial y en la Cuna de la Bandera “va a ser más lenta y gradual”.

 

“Estamos preocupados en cómo salir de la cuarentena, cuando no ingresamos todavía al pico de la pandemia, pero es obvio que el número de días y las cuestiones comerciales, económicas y productivas, nos van a hacer que tengamos que generar una ‘cuarentena controlada’, regida por el Estado pero controlada por cada uno de los ciudadanos. Cada comerciante como profesional van a tener que tener todos los cuidados pertinentes para no tener contagios o que se minimicen para que el sistema de salud pueda dar respuestas”, remarcó la secretaria de Salud.

 


“Estamos preocupados en cómo salir de la cuarentena, cuando no ingresamos todavía al pico de la pandemia”, aseguró la secretaria de Salud, Sonia Martorano. Foto: Archivo El Litoral

 

 

En profundidad
—En el caso de la ciudad capital ya se contabilizan 26 días sin nuevos contagios de coronavirus, lo que hace que la gente reclame la libertad de comerciar ¿No se va a distinguir Santa Fe de Rosario?

 

—Santa Fe lleva muchos días más sin casos y la verdad que la evolución es muy buena, se verá si van juntas o por separado. Lo que tienen de iguales es que son grandes ciudades, tienen gran presencia de transporte público y barrios donde la situación de vulnerabilidad es más importante, lo cual genera diferencias con las demás localidades.

 

Nosotros hemos liberado localidades donde no hay transporte público, donde las personas van a trabajar caminando o en bicicleta, y cuando uno habla de una gran ciudad siempre es más complicado.

 

—Es decir que habrá que esperar un poco más en Santa Fe y Rosario…

 

—Se va a tener que esperar el estudio de la situación epidemiológica, en una semana se verán que resultados tuvimos. El gobernador está llevando muy atentamente esta situación y tiene conversaciones a diario con Nación, por eso las decisiones que se tomen serán tomadas entre el gobernador, el ministro de Salud y por un control epidemiológico claro, y siempre en contacto con Nación. Nada será una decisión al azar sino con un gran cuidado.

 

—¿Qué análisis general hace sobre cómo se ha trabajado en Santa Fe?

 

—En líneas generales se puede hacer una comparación clara: hay 244 casos en la Provincia, con dos fallecidos, lo que da una letalidad del 0,82 %, bajísima. A nivel nacional ya estamos en los 5 mil casos, con un número de muertes que nos da más de un 5% de mortalidad, que es el valor habitual. Si comparamos a Santa Fe con CABA (Ciudad Autónoma de Buenos Aires) y Buenos Aires (provincia) ellos tienen curvas muy altas y la nuestra sigue “planita” y baja.

 

—¿Han podido realizar un perfil de los casos en la provincia?

 

—Los más virulentos han sido los casos importados. Hasta ayer (martes) teníamos dos personas en sala general y nos quedaban dos en terapia intensiva, pero sin respirador. De los tres casos más virulentos que tuvimos en terapia y ventilados, el de Rafaela falleció, y el de Venado Tuerto y Villa Constitución están mejorando, en los tres el nexo era el mismo porque fueron sin conocerse en un mismo viaje y un extranjero los contagió.

 

Un gran porcentaje fueron importados, otros por contactos con personas que regresaron de viaje y no tenemos una demostración de que haya gran circulación comunitaria, eso de una gran tranquilidad.

 

Testeos masivos
—¿Están haciendo los testeos masivos como se hacen en Buenos Aires?

 

—No todavía. Los queríamos hacer pero desde el Ministerio de Salud de Nación nos dijeron que estaban haciendo la prueba piloto en Buenos Aires, empezaron en Retiro y en Constitución, y sobre 700 testeos solamente 8 dieron positivo.

 

—¿Qué resultados dan?

 

—Estos testeos no implican enfermedad, sino que implican que esas personas tienen anticuerpos, es decir que estuvo en contacto con el virus, estuvo contagiada y desarrolló inmunidad.

 

Para implementarlo en Santa Fe estamos esperando que desde Nación nos envíen los protocolos para saber dónde quieren que hagamos los testeos, en qué zonas. Estos estudios sirven para saber si hay circulación comunitaria del virus y si hubo asintomáticos que no fueron detectados.

 

Positivos efectos colaterales
“El nivel de consulta en pediatría y adultos es bajísima respecto a las enfermedades estacionales, que en estas épocas teníamos habitualmente”, valoró Martorano y explicó que esto puede deberse a los cuidados personales de cada uno: “El lavado de manos, los cuidados que se están teniendo como el uso del barbijo es un antes y un después. Desde que se empezó a utilizar el barbijo social pareciera que se pararon los contagios diarios. Toda esta sumatoria no solamente está disminuyendo los contagios de coronavirus sino también las otras infecciones virales que en estas épocas teníamos”.

Noticia de: El Litoral

 

Relacionadas