Assa comenzó los trabajos para reparar la fractura de Urquiza y Pellegrini

El jueves pasado la fractura del pavimento en calle Urquiza al 3500 generó alarma entre los vecinos. Desde Assa explicaron que se trata de la rotura de un conducto cuya reparación demandará 25 días y afectará el tránsito sobre la mano con dirección este-oeste.

 

El jueves pasado se registró un nuevo hundimiento en la intersección de Bulevar Pellegrini y Urquiza. La fractura se localiza en una zona que ya evidenció serios problemas vinculados con la estabilidad del suelo y cañerías de cloacas, el más reciente fue el hundimiento del 2015.  Por otro lado el sector que se está analizando se instala a 50 metros del hundimiento frente a la vecinal de Mariano Comas, un reclamo que lleva 30 años y llevó a la empresa a realizar un “bypass” de la cañería local en 2014 para frenar el hundimiento.

Ante el inconveniente, este martes Aguas Santafesinas comenzó con las obras de reparación las cuales estiman demandarán un lapso de 25 días y para lo cual se interrumpirá el tránsito de la arteria en dirección este-oeste.

 

Desde Assa la hipótesis más fuerte que se maneja es que la aparición de la nueva depresión está vinculada con la posible rotura de un conducto. Hasta el momento se desconocen las causas que derivaron en el hundimiento por lo cual se realizará la apertura de la arteria y así verificar si existen inconvenientes con el conector.

“Un dato concreto es que está a 50 metros más al norte de lo que fueron las reparaciones de emergencia de Urquiza y Bulevar y la renovación preventiva que se hizo a 100 metros de Urquiza hacia Francia de todo el conducto de la cloaca máxima”, detallaron voceros de la empresa.

Los trabajos

El plan consiste en la colocación de un dispositivo de depresión de napas y de tablestacas para poder hacer una excavación segura del suelo existente debajo de la losa de hormigón dañada, y así llegar a una cañería cloacal ubicada a más de 4,5 metros de profundidad.

Durante esta tarea será necesario el tendido de cañerías para canalizar el agua de napa que se extraiga, ubicada de tal forma que afecte lo menos posible el tránsito vehicular.

Asimismo se dispondrá de cartelería de señalización vial y advertencias previas a los automovilistas.

Una vez que se verifique el estado de la cañería y en función de lo que allí se observe, se procederá a reparar o renovar el tramo dañado del conducto que se presume podría haber originado este hundimiento.

Luego se controlará el correcto funcionamiento hidráulico del mismo y se comenzará con las tareas de reposición del suelo.

En primera instancia se tapará con arena, luego se colocará relleno de densidad controlada –RDC- y una vez que haya secado, se completará la refacción de la calzada de hormigón y el fraguado para restablecer la normal circulación vehicular.

 

Fuente: Redacción Aire Digital

 

Relacionadas
Tecnofullshop Flotante