En el Gran Santa Fe, el 39,1 por ciento es pobre y hay más de 42.000 indigentes

El índice de la ciudad y alrededores supera el 36,5% nacional, arrojando que 211.950 santafesinos están por debajo de la línea de pobreza.

El Indec comunicó los índices de pobreza e indigencia correspondientes a la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) del primer semestre de 2022. En el informe se arroja un 36,5% de pobreza a nivel nacional, porcentaje que fue superado por el aglomerado del Gran Santa Fe, que registró un 39,1%. En la ciudad y alrededores hay 211.950 personas pobres entre las que se encuentran 42.229 bajo la línea de indigencia.

La población total estimada para el aglomerado del Gran Santa Fe se estipuló en unos 541.957 santafesinos, entre los que están los casi 212.000 pobres. A nivel nacional, el 36,5% de pobreza se refleja en los 10,6 millones de argentinos pobres que registró el Indec.

En este escenario, los hogares considerados pobres por no llegar a los $93.177 de ingreso familiar fijados para adquirir la canasta básica total son 2,7 millones, mientras que el dato que más golpea es el de la indigencia. En el país hay 660.000 hogares con ingresos por debajo de los $31.834 de la canasta básica alimentaria, en situación de indigencia. En el caso de Santa Fe, los hogares bajo la línea de pobreza son 51.683, con 10.670 hogares indigentes.

En cuanto a la evolución en el tiempo el segundo semestre de 2021 significó una pequeña merma en el porcentaje de pobreza, reduciéndose este número en un 0,8% en el país. Pese a esto el Gran Santa Fe aumentó su índice de pobreza, pasando de un 38,6% al 39,1% actual, ubicándose en el puesto 8 entre los principales aglomerados del país.

En ese sentido se puede leer el alarmante aumento de las canastas alimentarias. Durante agosto, una familia tipo integrada por dos adultos y dos menores necesitó percibir ingresos por $60.857 para adquirir la cantidad mínima de alimentos y no caer en la indigencia, además de la necesidad de percibir ingresos por $120.000 para no caer debajo de la línea de la pobreza.

La canasta básica –que además de alimentos incluye otros ítems del gasto como indumentaria, salud, transporte o educación– determina la denominada “línea de pobreza”. Es decir, los hogares con ingresos menores a la CBT son los que pasan a ser considerados pobres. De la misma manera, la canasta alimentaria –que tiene un alcance limitado a bienes de primera necesidad– es la que configura la “línea de la indigencia”: aquellas familias que no lleguen a cubrir los ingresos necesarios para adquirir la CBA son indigentes.

 

 

 

 

Fuente: Diario UNO

Relacionadas