Vecinos de bulevar Pellegrini reclaman por el descontrol en la previa de los partidos de Unión

Ruidos molestos, ingesta desmedida de alcohol, cortes de calle, residuos por doquier e incidentes, son algunos de los perjuicios que sufren quienes viven en la zona.

Lo que para algunos es alegría, pasión y todo lo que engloba “el floclore” del fútbol, para otros es un calvario. Desde hace tiempo que las previas a los partidos que juegan de local tanto Colón como Unión se volvieron una tradición, y son el punto de encuentro donde los hinchas se reúnen para empezar a palpitar su peregrinaje rumbo al estadio del club de sus amores.

Sin embargo, no todos viven esta fiesta de los simpatizantes como algo placentero. Del otro lado están los vecinos, quienes pagan “los platos rotos” y se cansan de reclamar cada fin de semana. Una vecina que vive en Bulevar Pellegrini, entre 4 de Enero y 1° de Mayo, se acercó a El Litoral a presentar su reclamo y el que hacen sus vecinos por los perjuicios que generan los tatengues en cada previa que les toca jugar como locales en el estadio “15 de Abril”.

La previa de los hinchas rojiblancos tiene su concentración en la esquina de bulevar y 1° de Mayo. “Están desde las 2 de la tarde hasta la madrugada. Cortan la calle y la mugre que dejan es impresionante”, cuestionó la vecina y resaltó: “Hay mucha gente que vive ahí, no es que son todos negocios”.

Al mismo tiempo la vecina reclamó que las personas aprovechan el estado de abandono del cantero central para apropiárselo, prender fuego e instalar parrillas. “Desde San Martín hasta 4 de Enero el cantero está descuidado y es una mugre”, lamentó e indicó que el humo que ingresa a las viviendas es insoportable.

 

 

Y cuando se desmadra…

En noviembre durante la previa al partido en el que Unión recibió a Defensa y Justicia, la situación entre los hinchas se descontroló, se generaron disturbios entre la policía y algunos hinchas en la intersección de 1° de Mayo y Bulevar. Para dispersar a los simpatizantes, los efectivos dispararon balas de goma y algunas personas resultaron heridas.

Además de ser una situación peligrosa para los propios hinchas, los vecinos que nada tienen que ver con los festejos no pueden salir de su casa por el miedo a que les roben o que el descontrol pase a mayores.

“Los días que juega Unión no puedo sacar el auto. Me tengo que quedar el domingo encerrada y escuchando los bombos que están tocando todo el día”, criticó la vecina y agregó que estacionan los autos en lugares indebidos, obstruyendo la salida de cocheras de otros vecinos.

 

Sin respuestas
“Ya reclamé a la Policía para que los vengan a sacar porque se emborrachan y hacen desastres, llamé a la Municipalidad por los ruidos molestos y nadie me hace caso”, señaló la vecina y pidió que las autoridades prevean estas previas y que busquen un lugar alternativo para que se junten los hinchas.

Ante la falta de respuestas y la inminente llegada del clásico santafesino, a jugarse este sábado, los vecinos presentarán una nota firmada al Concejo Municipal para dejar registro del reclamo y a la espera que los funcionarios del gobierno local y la Provincia controlen esta zona conflictiva.

Ante la consulta de El Litoral a la Municipalidad acerca de los operativos de control que se prevén para el partido Unión-Colón, la respuesta fue que por ahora aguardan el llamado del Ministerio de Seguridad de Santa Fe para coordinar las tareas y controlar a los hinchas en las inmediaciones al estadio de la Avenida López y Planes.

 

Fuente: El Litoral

 

 

 

Relacionadas