Santa Fe: Jatón ahora podrá “rascar la olla” por $ 1.200 millones para pagar sueldos

Se sancionó la readecuación presupuestaria para el presupuesto actual. Es para atender los desequilibrios en las finanzas del municipio, principalmente por la inflación y el desfasaje entre las cuentas y la paritaria alcanzada por los empleados municipales. Voto en contra del PJ.

Es una ordenanza que se aprueba todos los años y en la jerga se la puede denominar: “Ahora sí se podrá rascar la olla”. Con voto negativo por parte del PJ (“no vamos a avalar lo que se está aprobando sin la información requerida al Ejecutivo que nunca llegó”, dijo un edil de ese bloque), el Concejo santafesino le dio el visto bueno al Ejecutivo para realizar readecuaciones presupuestarias en el presupuesto 2021 (en curso), “bajo necesidad” de atender el impacto inflacionario en las arcas municipales y poder pagar los sueldos de los empleados municipales. Claro: todo el mundo quiere llegar a las fiestas de Fin de Año con el pan dulce, la sidra, sin conflictos gremiales en puerta y con los haberes depositados en tiempo y forma.

En el primer artículo, la adecuación presupuestaria autorizada es exactamente por $ 1.184.653.422 más al Cálculo de Gastos y Recursos de 2021, estimado en poco más de 19 mil millones de pesos. De ese total, el propio Concejo recibirá $ 119.245.448; el Tribunal de Cuentas Municipal, $ 37.200.000; el Ente Autárquico Safetur, $ 1.007.832; el Ente Autárquico Mercado Norte, $ 3.568.901, y en concepto de “Obligaciones a cargo del Tesoro”, la cifra de $ 1.023.631.241.

En el segundo artículo, se modifica el presupuesto vigente en dos puntos: “Incremento de otros pasivos” y “de otras cuentas a pagar a corto plazo y largo plazo” para “atender desequilibrios presupuestarios”, sintetiza. En este punto también queda un manto de dudas porque no está discriminado, en el mensaje original, qué montos de qué pasivos (deudas) se aluden y cuáles cuentas prontas y futuras.

 

En el recinto
Nadie del interbloque oficialista habló en el recinto; tampoco de la UCR-Juntos por el Cambio ni Barrio 88. Sólo levantó la mano fijó posición el justicialista Juan J. Saleme: “Manifiesto el voto en contra del Interbloque del Frente de Todos. Entendemos la urgencia (por aprobar esto), pero requerimos información al Ejecutivo que no recibimos. No estamos en condiciones de acompañar un ‘endeudamiento’ en estas condiciones”. Saleme aludía al segundo artículo del despacho, algo que deja -otra vez- bastantes dudas.

“Este mensaje ingresó la semana pasada; en estos días se le dio despacho y llegó al recinto: fue un tratamiento exprés porque el Ejecutivo dijo que necesitaba la aprobación de esta adecuación presupuestaria para pagar los sueldos. Nosotros desde el interbloque pedimos informes sobre la composición de este ampliación, pues queríamos tener en cuenta de cómo está compuesta, porque esto es endeudamiento”, consideró Saleme en diálogo con El Litoral.

¿Y por qué? “Porque es deuda de corto plazo, pero con incremento de otros pasivos añadió-. Y cualquier incremento de otros pasivos es deuda, ni más ni menos. Es decir, los 1.184 millones de pesos, ¿son sólo para sueldos o para otra cosa? Y sin tener la información requerida, porque el Ejecutivo no nos la envió, no podíamos avalar esto desde el PJ. Por eso nuestro voto fue negativo”, aclaró el concejal justicialista.

 

Inflación y haberes

En el aludido Mensaje N° 17 del Ejecutivo (donde se pedía la venia Al Legislativo local para esta adecuación presupuestaria), se considera que las pautas presupuestarias nacionales (siempre para este año que se acerca su fin) preveían una inflación del 29%, “cuando la inflación real de enero a octubre (IPEC) alcanzó un 42,2%, y la interanual el 52,9%”. Tal situación generó un consumo mayor de los créditos presupuestarios de aquellos rubros que sufrieron los mayores impactos, como ser la construcción y los servicios públicos”, entre otros, dice el mensaje.

 

El segundo argumento es el desfasaje entre los proyectado en el Presupuesto 2021 y los haberes del sector público municipal (empleados). Recuerda el mensaje del Ejecutivo que en un primer acuerdo paritario, se otorgó al sector un incremento salarial del 35% en tres tramos; y luego se estableció un nuevo incremento salarial del 17% en dos tramos.

 

Con todo, “la política salarial para 2021 alcanzó el 52% (sin incluir sumas fijas), lo que se correlaciona con el proceso inflacionario que atraviesa el país, pero no con la pauta presupuestaria prevista para el presupuesto del ejercicio en curso”, es el argumento oficial. Así, el Ejecutivo necesita “meter mano” a más fondos propios para cubrir ese desfasaje entre lo proyectado en este Presupuesto 2021 y la paritaria de los sueldos municipales.

 

Fuente: El Litoral

Relacionadas