En la provincia hay 63 adolescentes en cárceles de menores de un total de 230 procesados

Significa el 27% del total y 21 están en Santa Fe. Del resto, 138 jóvenes se encuentran en programas de libertad asistida, transitando el proceso penal fuera del establecimiento penitenciario

El rol del sistema penitenciario para menores de edad es a menudo puesto en tela de juicio, siendo un debate que promete llegar al Congreso nacional para tratar iniciativas controversiales como la reducción de la edad de imputabilidad. La provincia no escapa a esta realidad y UNO realizó una radiografía de la situación a partir de datos de la Dirección de Justicia Penal Juvenil de Santa Fe, mostrando cómo están funcionando sus dependencias y el parecer de sus directivos.

Esa dependencia del Estado santafesino trabaja con dos centros especializados de responsabilidad penal juvenil (o cárceles de menores) en Santa Fe y Rosario, donde actualmente hay albergados 63 menores de entre 16 y 18 años.

Ese número significa el 27% del total de menores procesados por delitos cometidos. El sistema categoriza a los adolescentes procesados para determinar la necesidad de privarlos de su libertad en los centros especializados o evaluando la viabilidad para que transiten el proceso penal en libertad.

UNO Santa Fe dialogó con el director de la dirección de Justicia Penal Juvenil (Jupeju) de la provincia de Santa Fe, Federico Lombardi. A propósito de los adolescentes presos, el funcionario indicó que “hay 42 jóvenes alojados en el centro especializado de responsabilidad penal juvenil de Rosario y 21 en Santa Fe. Entre los dos centros tenemos 63 jóvenes privados de la libertad y un total de 230 jóvenes bajo alguno de los programas de nuestra dirección”.

Pabellón juvenil de Las Flores, Santa Fe.

Pabellón juvenil de Las Flores, Santa Fe.

Cabe recalcar que en el ámbito de acción de la justicia penal juvenil un menor puede ser juzgado, condenado y sometido a un proceso de este tipo si tiene entre 16 y 18 años. Consultado por la proporción de edades de los internos en los penales juveniles de Santa Fe, Lombardi indicó que “la gran mayoría tiene 17”. En cuanto a proporción de género la diferencia es abismal. De los 230 adolescentes procesados en total solo hay tres mujeres privadas de la libertad.

Del total de jóvenes que están atravesando un proceso penal en Santa Fe, 104 fueron condenados por un delito contra la propiedad, significando el 45% del total. Luego les siguen en número los procesados por delitos contra las personas, abarcando a 66 jóvenes, y luego hay 17 procesados por delitos de género y ocho por delitos contra la seguridad pública.

La dirección de Justicia Penal Juvenil de Santa Fe mantiene tres tipos de programas. Por un lado los regímenes cerrados conformado por los penales juveniles o cárceles de menores, albergando en estos centros actualmente a 63 jóvenes. Por otro los regímenes abiertos, siendo éstos establecimientos penales “de puertas abiertas” y abarcando a 12 jóvenes en un centro en Rafaela.

Centro especializado de Las Flores, Santa Fe. Justicia Penal Juvenil

Centro especializado de Las Flores, Santa Fe. Justicia Penal Juvenil

Por último se encuentran los programas de libertad asistida, donde el joven transita todo el proceso penal en libertad con acompañamiento de un equipo multidisciplinar de profesionales formado por psicólogos/as y trabajadoras/es sociales. Bajo esta modalidad se encuentran incluidos 138 menores de entre 16 y 18 años en toda la provincia, (el 60% de los jóvenes santafesinos procesados).

“Nosotros tenemos un equipo de profesionales distribuidos por toda la provincia para ayudar al joven a escolarizarse en el caso que haya dejado la escuela, educación de oficio o de formación y también habilitando a que haga una actividad recreativa. Se trata de trabajar en esos tres ejes para poder reinsertar al joven en las instituciones de la sociedad”, comentó el director de Justicia Penal Juvenil.

Los grupos de profesionales relacionados mayoritariamente con la psicología o el trabajo social están en 12 puntos distintos de la provincia: Casilda, Firmat, Rafaela, Reconquista, Rosario, Rufino, San Jorge, San Lorenzo, Santa Fe, Venado Tuerto, Villa Constitución y Villa Gobernador Gálvez.

Consultado por cómo fue la evolución del número de internos respecto a años anteriores y 2020, el funcionario de Justicia Penal Juvenil manifestó que “por lo general tenemos cerca de 200 adolescentes. Ahora aumentó un poco, el año pasado teníamos 213 y hoy tenemos 230 pero es la foto del día”.

“No conviene penalizar al adolescente”

Frente a la consulta sobre su opinión respecto a iniciativas de algunos sectores políticos para bajar la edad de imputabilidad, Lombardi fue categórico: “No coincido con ese análisis porque las estadísticas lo demuestran y no es un problema grave. Es ínfimo el número de adolescentes menores de 16 años que cometen delitos. Penalizar al adolescente tampoco conviene porque hoy tampoco la cárcel cumple con el rol de resocializar y está comprobado con la criminología”.

Federico Lombardi, director provincial de Justicia Penal Juvenil.

Federico Lombardi, director provincial de Justicia Penal Juvenil.

Haciendo una crítica al sistema penitenciario, el funcionario destacó que “la sociedad pide derecho penal pero la solución única no puede ser esa. El sistema penal es muy selectivo, a los únicos delitos que persigue y condena son los delitos que cometen los sectores populares. Todos los sectores y clases sociales cometen delitos pero no a todos se los persigue y criminaliza”.

“Creo que tendría que intervenir el Estado con ese adolescente pero no desde la parte penal sino desde la parte social. A los menores no se les presta atención pero sí cuando cometen un delito. Todos los jóvenes que salen a trabajar o que salen a vender medias, repartir tarjetas o pedir algo de dinero son los que terminan en el sistema penal”, concluyó sobre esto el director de Justicia Penal Juvenil de Santa Fe.

Fuente: Diario UNO

Relacionadas