Vecinos de Candioti Sur alertan sobre robos y arrebatos

“No se puede vivir así, encerrados y con miedo”, dicen los vecinos de Candioti Sur respecto a la inseguridad en el barrio.

La inseguridad castiga a todos los barrios de la ciudad, y por momentos, pareciera acrecentarse y radicarse puntualmente en zonas concretas. Esto es lo que denunciaron a UNO Santa Fe vecinos de la zona de Calchines y Sarmiento, en barrio Candioti Sur, que desde hace varios días viven atemorizados por la escalada de episodios delictivos contra comercios, viviendas y en la calle.

El martes de la semana pasada, delincuentes barretearon la puerta de un consultorio kinesiológico en la zona de Calchines y Sarmiento, y robaron equipos de kinesiología. Tras la realización de la denuncia policial, las víctimas no tuvieron respuestas. Una semana más tarde, desde el Colegio de Kinesiólogos le avisaron a la profesional damnificada por el robo que personal de Aguas Santafesinas (Assa) había encontrado los equipos robados escondidos en la planta que la empresa posee frente al Club Regatas, a la vera de la laguna Setúbal.

Una semana después, este martes, la misma profesional salió caminando cerca de las 20 del consultorio y fue inmediatamente abordada por dos motochorros que tras forcejear con la mujer, le robaron sus pertenencias y terminó revolcada en la vereda. “Nos llama la atención la pasividad de la policía para actuar tras un hecho de inseguridad que denunciamos; como si todo fuera un trámite y mientras tanto tenemos que rezar que no nos roben en las puertas de nuestros hogares”, manifestó Juan, el esposo de la víctima.

El miércoles, en el mismo edificio donde funciona el consultorio de kinesiología, delincuentes ingresaron a un departamento rompiendo la puerta de ingreso y lo “desvalijaron”. “Además de todo esto también robaron en comercios y se registraron una inmensidad de arrebatos en la vía pública. La gente esta asustada y comenta que la zona está liberada por la cantidad de robos que se suceden a diario”, resaltó el vecino de barrio Candioti Sur.

“Estamos a la buena de Dios porque la policía no responde y no vemos otra alternativa de combatir la inseguridad los mismos vecinos con las herramientas que tengamos al alcance de nuestras manos. Hoy vivimos con miedo, encerrados, lo cual me parece una locura porque estamos perdiendo calidad de vida”.

 

Fuente: Diario UNO

Relacionadas