Creyó llevar una pizza pero fue a una cita con la muerte

Ocurrió poco antes de la medianoche en Padre Genesio y Saavedra. La víctima recibió al menos tres impactos de bala.

Salió creyendo que iba a llevar un pedido de comidas. Pero fue a una cita con la muerte.

Esto fue lo que pasó la noche del jueves con un joven que hace servicio de “delivery” de comidas a bordo de una motocicleta y que terminó asesinado a tiros en las calles de barrio Belgrano.

Eran cerca de las 23 cuando el muchacho (cuya identidad se desconoce) fue comisionado para llevar una pizza a Saavedra al 7400. Como es de costumbre el joven cargó el pedido en el clásico cajón o mochila que llevan los repartidores en el asiento trasero del rodado.

Asesinaron a un hombre en la intersección de Saavedra y Padre Genesio de la ciudad de Santa Fe
0 seconds of 1 minute, 12 secondsVolume 90%

Emboscada letal
Una calle de tierra en una zona con mala iluminación fue el lugar de destino. Casi un preanuncio de lo que vino después.

Es que ni bien el repartidor arribó, nadie reclamó por una pizza. El que apareció en escena fue otro sujeto, también a bordo de una moto, y esgrimiendo un arma de fuego. La emboscada resultó letal.

 

 

El agresor efectuó primero dos disparos que alcanzaron al cadete cuando éste se había bajado de su moto. Herido y todo, el infortunado emprendió una desesperada carrera, siendo seguido de cerca por su victimario.

Al llegar a la esquina de Saavedra y Padre Genesio el matador efectuó otros tres disparos. Ciego por la desesperación la víctima ahora encaró por Padre Genesio hacia el oeste donde corrió vacilante unos 20 metros hasta que finalmente se derrumbó frente a las puertas de un kiosco-almacén.

 

 

“Quedáte tranquilo… no es con vos”
No conforme con todo lo hecho hasta allí el homicida también llegó hasta la puerta del almacén donde se cruzó con un aterrorizado cliente que intentaba hacer unas compras.

-“Quédate tranquilo que no es con vos la cosa… vine a asegurarme que esté muerto”, dijo el criminal para luego rematar a su víctima mediante dos tiros que le hizo a la cabeza.

 

Culminada la demencial faena, su autor se alejó a toda velocidad ante varios vecinos que observaron la secuencia con espanto.

Según se supo el repartidor murió como consecuencia de varios impactos de bala en su cuerpo. Uno de los proyectiles lo alcanzó a la altura de un ojo, otro en el cuello y también tenía un tercer balazo en el pecho.

 

Investigadores y peritos de la AIC trabajaron en la escena del suceso hasta pasada la medianoche. Foto: Danilo Chiapello

Poco después llegaron al lugar agentes policiales e investigadores de la AIC. Los peritos preservaron las dos escenas del siniestro. El lugar donde quedó el cadáver (frente al almacén de Padre Genesio 3300) y también donde quedó la moto de la víctima (por calle Saavedra al 7400).

Vale acotar que junto al rodado de la víctima los agentes secuestraron varias vainas servidas, que se cree podrían corresponder a un calibre 22.

 

Fuente: El Litoral

 

 

Relacionadas