Según Salud, por qué no se vacunan los santafesinos

Según el Ministerio de Salud en la provincia de Santa Fe hay más de 300.000 personas que aún no se anotaron para vacunarse. Es el 15% de mayores de 18 años.

El 15% de la población mayor de 18 años que vive en la provincia de Santa Fe, y que puede recibir la vacuna contra el coronavirus todavía no se inscribió. Según datos oficiales del Ministerio de Salud, se trata de 316.349 personas mayores que no se registraron en la página por diversas razones.

De acuerdo a los informes de la cartera sanitaria provincial, la población mayor de edad está estimada en 2.616.765 y hasta ayer se habían anotado 2.300.416, aunque hay nuevos ingresos en forma diaria. Miedo al pinchazo, temor a las posibles reacciones adversas de una vacuna nueva, desconocimiento sobre el mecanismo de inscripción, apatía, se anotan entre las principales razones que esgrimen aquellos que comentaron su negativa al personal de salud.

Antivacunas militantes “hay muy pocos”, mencionaron funcionarios de dicha área, aunque reconocieron que sí se instaló un temor desmesurado en algunas personas que han escuchado y visto en distintos medios de comunicación, particularmente en redes sociales, mensajes en contra de la campaña basados en teorías alejadas de las evidencias científicas. “Les explicamos, charlamos con ellos, escuchamos sus dudas y muchos terminan vacunándose”, mencionaron.

Laura Ortube, quien está a cargo de la dirección de Primero y Segundo nivel de Salud, dijo que el mayor inconveniente entre los mayores de 60 años que no se anotaron para vacunarse está en la falta de accesibilidad. “Seguimos encontrando gente que nos dice que no tiene computadora o que no sabe cómo ingresar con el celular, o que intentan pero se les traba cuando tienen que poner el número de trámite del DNI y quizá no tienen familiares que puedan ayudarlos, y lo dejan pasar”, remarcó.

Entre la población más joven “hay muchos a los que no les interesa, que muestran apatía o no captan la magnitud de la pandemia”.

Sin problemas de salud
Si se hace un recorte entre los más cercanos a los 18 años aparece, además, otro motivo: “En general son chicos sin problemas de salud, que no han hecho un vínculo con el sistema médico porque no lo han necesitado y eso se suma a cierto desinterés en una edad donde sienten que no pasa nada si se enferman, entonces no tienen en cuenta la vacuna, no está en su imaginario”.

Ortube comentó que hay vecinos que tienen “un temor real al pinchazo y no solo a la vacuna contra el Covid; te lo dicen, lo charlamos y una vez que aceptan ingresan al vacunatorio persignándose, por ejemplo” y agregó: “Uno ve que hay voluntad pero tienen miedo”.

La estrategia pasa por el trabajo personalizado, explicó la médica. “Estamos yendo con los equipos de los centros de salud casa por casa y eso resulta. Cuando se encuentran con las personas que los acompañaron a ellos y sus familias toda la vida; confían y se ven los resultados, porque se vacunan”.

A poco de que la tercera ola llegue al país, empujada por la contagiosa variante Delta (algo que sucederá en septiembre, según estimaciones de distintos especialistas) es imprescindible que el número de vacunados con ambas dosis sea lo más alto posible para cuidar a los ciudadanos y evitar el colapso del sistema de salud.

 

Fuente: Diario UNO

Relacionadas