Oxímetros: creció la venta de los dispositivos que alertan de una situación crítica por Covid

La pandemia por coronavirus modificó por completo nuestra cotidianeidad, alteró nuestras relaciones sociales y obligó a tener que incoporar nuevos hábitos como el distanciamiento, la higiene permanente de manos y control de temperatura.

A esta altura de la pandemia, con casos record de contagios y con una ocupación de camas que permanece hace semanas por arriba del 90 por ciento, crecieron la demanda de los oxímetros, un dispositivo que de forma sencilla se coloca en un de los dedos de la mano y que sirve para medir la saturación de oxígeno en sangre.

Así lo reconocieron farmacias y comercios de la ciudad de Santa Fe que ofrecen el aparato. Fue uno de los artículos más consultados y con mayor demanda en el último hotsale del país.

“Antes era el termómetro el que te alertaba para ir a un hospital, hoy -en plena pandemia- esa advertencia llega por los oxímetros”, le dijo a UNO Santa Fe una farmacéutica de la ciudad.

Se trata de un producto que antes no se vendía pero que la pandemia lo colocó como una herramienta importante, especialmente en pacientes diagnosticados con Covid-19, que no requieren de internación; que siguen con la recuperación en su domicilio pero que necesitan -con rigurosidad- tener una evaluación casi constante de su capacidad respiratoria.

En un contexto de falta de camas, donde las plazas hospistalarias son ocupadas por quienes efectivamente necesitan de una ayuda respiratoria, los oxímetros tuvieron un pico de demanda.

Los precios de los aparatos varían, dependen de la marca y cualidades, arrancan en los tres mil y pueden llegar a valer hasta siete mil pesos. Aclararon a este medio que lo suelen comprar no solo quienes tienen problemas respiratorios; sino otras comorbilidades, como obesidad por ejemplo.

Funcionamiento

El dispositivo es pequeño, parece una especie de pinza o broche pero grande. Quien lo utilice lo puede colocar en el dedo cómodamente. En cuestión de segundos, se encienden unas luces con números que indican el nivel de oxígeno en el cuerpo y el ritmo cardíaco.

El nivel de oxígeno en sangre normal suele estar entre los 75 y los 100 milímetros de mercurio (mmHg). Por debajo de 60 mmHg, normalmente, se considera que la persona necesita oxígeno complementario, por ejemplo, por medio de un respirador. Las personas con COVID-19 pueden tener niveles de oxígeno en sangre por debajo de 50 mmHg.

Es por eso que los pacientes con coronavirus que no necesitan atención hospitalaria inmediata pero que tienen un alto riesgo de desarrollar síntomas graves es común que neceisten un oxímetros para usarlos en el hogar y así poder monitorearse.

Según publica Infobae, el colocar el dedo dentro del dispositivo, este emite diferentes longitudes de onda de luz, que son indoloras. Estas se encuentra en busca de hemoglobina, una molécula de proteína en la sangre que transporta el oxígeno. La hemoglobina absorbe diferentes cantidades y longitudes de onda de luz, según el nivel de oxígeno que transporte. El oxímetro de pulso mostrará una lectura numérica: un porcentaje que indica el nivel de saturación de oxígeno en la sangre.

La saturación de oxígeno es una constante que se suele controlar en los pacientes ingresados por enfermedades respiratorias, como neumonía, y sirve para determinar su gravedad. Además, el nivel de oxígeno en la sangre se puede medir en una muestra de sangre extraída de una arteria (una prueba que se conoce como gasometría arterial).

El dispositivo funciona mejor con manos tibias que con manos frías. Además, debido a que los niveles de oxígeno pueden fluctuar, se recomienda tomar mediciones varias veces al día. También, probarlo con distintas posiciones: por ejemplo, acostado o caminando.

Fuente: Uno santa fe

Relacionadas