La ataron, le patearon la cabeza y no roban nada

Dramáticos momentos atravesó una joven de 21 años que recibió una feroz golpiza por parte de varios delincuentes que la atacaron dentro de su domicilio, en un hecho sucedido la noche del jueves en barrio Fomento 9 de Julio.

Del hecho se supo poco antes de las 21 cuando agentes de la Brigada de Explosivos realizaban un chequeo en la calle y aparece una mujer, de 56 años, que les pide auxilio.

Ante los uniformados la mujer narró que hacía aproximadamente una hora atrás su hija se encontraba en una clase virtual cuando fue sorprendida por dos personas que la agredieron y maniataron para robarle.

Con la urgencia del caso los policías fueron hasta un inmueble ubicado en Aristóbulo del Valle 4200 donde entrevistan a la víctima, quien refirió que finalizando una clase virtual se encontró con una desconocida en la puerta de su habitación, la cual la tomó del cabello y comenzó a agredirla ordenándole  la entrega de un maletín con dinero. Luego ingresó a la habitación un hombre quien la redujo y le ató las manos con un trozo de tela para luego darle patadas en la cabeza amenazándola en todo momento.

La pesadilla duró aproximadamente 15 minutos y luego de recorrer dos habitaciones los autores del hecho se retiraron del lugar sin sustraer elemento alguno.

Los policías solicitaron la presencia de una ambulancia que llegó al lugar poco después. El personal médico evaluó el estado de la joven y concluyó que no era necesario trasladarla al hospital.

 

“Un dato erróneo”
Este viernes por la mañana la madre de la víctima dio su versión de los hechos.

“Mi hija termina una clase virtual, se levanta y se encuentra con una mujer en la puerta de su habitación que la amenaza y le pide dinero. Ella le dice que no sabe nada y que no tiene dinero alguno”.

“Comienzan a forcejear pero la intrusa logra imponerse. Le dice que había dos personas más dentro de la casa. Luego la ataron, le taparon los ojos y la boca. Le decían que ellos sabían que acá había dinero. Le pegaron patadas, la agredieron feo”, agregó.

Respecto a cómo accedieron al lugar, la madre indicó que “es un misterio. No sé si entraron por el patio o por el frente. Mi hija dice que escuchaba ruidos a llaves, como que ellos manejaban llaves”.

“No entiendo nada de lo que pasó. Fue todo muy raro. Para mí que los delincuentes tenían un dato erróneo. Porque buscaban algo muy específico, un maletín o un cofre con plata. Y mi hija jamás tuvo algo así”, culminó.

 

Noticia de: El Litoral

 

Relacionadas