Hace cuatro días que los paranaenses no tienen colectivos y el municipio espera ayuda de la Nación

En la cuarta jornada consecutiva de protesta, los trabajadores del transporte urbano de pasajeros aseguran que la medida de fuerza no se levantará hasta que esté depositado el dinero adeudado.

Los choferes de colectivos urbanos volvieron a manifestarse este viernes en Paraná. Bajo la lluvia, los trabajadores nucleados en la Unión de Tranviarios del Automotor (UTA) caminaron hasta el palacio municipal y la Casa de Gobierno, exigiendo pronta respuesta al reclamo salarial. Hasta tanto el dinero no esté depositado, no funcionará el servicio de transporte y amenazaron con extender la medida de fuerza a toda la provincia de Entre Ríos.

El reclamo de los trabajadores del transporte es hacia la empresa Buses Paraná, debido a la falta de pago de los haberes de julio y medio aguinaldo. Además, aseguran que la empresa descontó los días de paro del mes pasado, habiendo firmado un acta en la Secretaría de Trabajo donde se comprometía a no hacerlo.

Luego de la manifestación, los choferes de UTA fueron recibidos por el intendente Sergio Varisco y sus pares del Gran Paraná. Junto al secretario Legal y Técnico del municipio paranaense, Walter Rolandelli, aseguraron que se encuentran a la espera de la intervención y ayuda económica del Gobierno Nacional mediante la Secretaría de Transporte.

No obstante, los choferes ratificaron la continuidad de la medida de fuerza hasta tanto tengan depositado el dinero adeudado.

Así, los paranaenses no contarán con el servicio de transporte durante el fin de semana electoral y los trabajadores amenazaron con extender el reclamo a toda la provincia de Entre Ríos mediante el sindicato.

A mediados de julio, el servicio estuvo interrumpido por cinco días a causa del mismo reclamo y la falta de respuesta de la empresa Buses Paraná, la que presentó el procedimiento preventivo de crisis.

Fuente: Aire de Santa Fe

 

 

Relacionadas