El plan de los gobernadores para comprar vacunas contra el COVID-19: salen a la caza de dosis remanentes y buscan crear consorcios interprovinciales

Si bien algunos mandatarios provinciales reconocen que será casi imposible cerrar contratos este año con los laboratorios, surge la posibilidad de negociar los sobrantes de países desarrollados. El caso de Santa Fe, Córdoba y Entre Ríos.

 

Tras la vía libre del gobierno nacional a las provincias para que puedan adquirir sus propias vacunas contra el coronavirus, varios distritos comenzaron a elaborar estrategias -incluso conjuntas- para comprar dosis suficientes que le permitan inmunizar a sus poblaciones, aunque admiten por lo bajo que será muy difícil concretar acuerdos para este año. Sin embargo, algunos gobernadores empezaron a ver de reojo la posibilidad de hacerse de “sobrantes” que países desarrollados acumularon y que estarían dispuestos a negocia

Santa FeCórdoba y Entre Ríos picaron en punta con una planificación conjunta. El gobernador santafesino, Omar Perotti, dijo al diario El Litoral que conversó con sus pares cordobés Juan Schiaretti y entrerriano Gustavo Bordet sobre la posibilidad de estar atentos a la posible adquisición de vacunas contra el COVID-19.

“Ya lo hicimos a la hora de buscar proveedores para equipos hospitalarios y de seguridad para el personal de salud”, recordó. Y añadió: “Estaremos atentos, pero no queremos abrir falsas expectativas” porque los laboratorios solo le están vendiendo a los Estados nacionales.

 

El gran objetivo: los “sobrantes” de vacunas

Sin embargo, una de las posibilidades futuras que analizan las tres provincias es comprar el remanente de vacunas adquiridas por las naciones desarrolladas. La idea es hacerse de esos sobrantes que no serían utilizados en el corto o mediano plazo y que algunos países desarrollados estarían dispuestos a negociar con estados nacionales o provinciales.

Esta estrategia se recuesta en especial en el aumento de las presiones internacionales para hacer más equitativo el reparto de vacunas, sobre todo cuando solo 18 países recibieron el 88% de las dosis disponibles. En ese marco, el Papa Francisco pidió en el Domingo de Pascua que las vacunas contra el coronavirus sean compartidas con los países pobres.

 

Las provincias afinan estrategias para poder conseguir vacunas (Foto: Reuters)

La luz verde de Cafiero a la compra de vacunas

Esta estrategia comenzó a elaborarse después que el jefe de gabinete, Santiago Cafiero, diera luz verde a las provincias para que negocien por su cuenta la compra de vacunas.

Este sábado, Cafiero insistió en que “nunca hubo un impedimento” para que las distintas jurisdicciones del país, incluyendo la ciudad de Buenos Aires, adquieran dosis contra el COVID-19.

“La ciudad siempre estuvo autorizada. Hay una ley del año pasado que tuvo el debate de todas las fuerzas políticas y el apoyo de algunos miembros de la oposición. Era de público conocimiento. Pero vale más el efecto político y electoral de alguna declaración que leer una norma”, dijo Cafiero.

Según el Monitoreo Público de Vacunación, hasta este domingo a la mañana se distribuyeron 7.085.796 vacunas y se aplicaron 5.313.612 en todo el país. Con la primera dosis se inmunizaron 4.586. 426 personas y con ambas 727.186.

Mientras se espera la llegada de nuevos cargamentos de las vacunas Sputnik V y Sinopharm, el Gobierno podría sumar en el mes de mayo una nueva vacuna para combatir la segunda ola de coronavirus. Se trata del suero que desarrolla el laboratorio chino canadiense CanSino Biologics Inc, cuya efectividad, seguridad e inmunogenicidad se encuentra en estudio en la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT).

 

Qué pasa en el resto del país

El guiño del gobierno nacional a la compra de vacunas llevó a otros distritos a iniciar o reflotar planes de adquisición de dosis en forma paralela a las negociaciones que realiza el ejecutivo de Alberto Fernández.

El vicejefe de gobierno porteño, Diego Santilli, afirmó que “a partir del cambio de estrategias”, la Ciudad va “a empezar el largo recorrido de intentar, con los productores de las vacunas, conseguir dosis”.

Comienzan las negociaciones de algunas provincias para comprar vacunas en medio de la segunda ola de la pandemia (Foto: EFE)Por: EFE Servicios

 

“Uno puede tratar de trabajar es un convenio con AstraZeneca. En Estados Unidos, los laboratorios ya tienen un volumen y ahí tendremos que tratar de encontrar algún camino con Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson, sabiendo que no es sencillo”, indicó.

Y añadió: “El año pasado, todos los ministros y las autoridades sanitarias de las provincias unificaron el trabajo con la autoridad sanitaria nacional. Y no hay ningún Gobierno que haya podido comprar vacunas por fuera de los estados nacionales, porque es un bien escaso”.

Santilli especuló que las gestiones porteñas podrían llegan a buen puerto para fin de año o pasado el invierno en Argentina”.

 

Santa Cruz busca socio para comprar vacunas

El largo camino que se abre a las provincias en medio de la segunda ola de la pandemia para la compra de vacunas lleva a algunos distritos a intentar asociarse para unir fuerzas. Más allá del trío Santa Fe, Córdoba y Entre Ríos, en el horizonte aparece el caso de Santa Cruz, gobernada por Alicia Kirchner, que comenzó a conversar con la provincia de Buenos Aires y su gobernador Axel Kicillof.

Según La Opinión Austral, Santa Cruz había iniciado en septiembre pasado mecanismos para acceder a la compra de 300 mil dosis que necesita el distrito. Ahora, las autoridades santacruceñas hablaron sus pares bonaerenses para sumarse a una eventual compra de vacunas de la provincia de Buenos Aires.

 

 

En tanto, en los últimos, días Tierra del Fuego había anunciado su intención de sumarse a esta carrera por la compra de dosis contra el coronavirus.

La provincia anunció el jueves pasado que había reiniciado gestiones para adquirir 50 mil vacunas Sputnik V y 50 mil Sinopharm para el plan de vacunación contra el coronavirus. Fuentes oficiales citadas por la agencia Telam dijeron que el gobierno local reactivó negociaciones que tenía pendientes desde hace varios meses.

Según las fuentes, el gobernador, Gustavo Melella, envió notas al Fondo Nacional de Inversión Ruso con la idea de “retomar el preacuerdo” suscripto en 2020 y que preveía la posibilidad de una compra directa de la vacuna Sputnik V , sin intervención del Estado Nacional.

Salta descarta acuerdos por la vacuna contra el COVID-19

Otras provincias, como Salta, dijeron que la posibilidad de comprar vacunas a nivel local está prácticamente descartada para este año.

El ministro de Salud Pública, Juan José Esteban, dijo al diario El Tribuno que “la intención del gobernador (Gustavo Sáenz) fue comprar vacunas”.

Y aseguró: “Tuve una reunión con el ministro de Economía, (Roberto) Dib Ashur, que se comunicó directamente con Nación y lamentablemente no es así. Está cerrada la importación, solamente van a recibir vacunas las naciones que ya hayan pagado las vacunas por lo menos hasta fin de año, o sea, lamentable, pero no hay posibilidad de comprar vacunas”.

Otras provincias, como Mendoza, prefirieron mantenerse al margen de cualquier negociación y alertaron que la Casa Rosada se desliga de su responsabilidad porque “no consiguen vacunas”.

Es una contradicción tremenda la de Santiago Cafiero” que el miércoles dio vía libre a las provincias y municipios a adquirir sus propias vacunas contra el coronavirus. “Tres meses atrás decía que las provincias no podían comprar vacunas”, afirmaron a TN.com.ar fuentes de la gobernación mendocina a cargo del radical Roldofo Suárez.

Y concluyeron: “Me parece que están confundidos. Entonces ahora le tiran la pelota a los gobernadores porque no consiguen vacunas”.

 

fuente: tn.com.ar

Relacionadas