Ganancias, Monotributo y tarifas: anuncios económicos del Presidente

Dos proyectos clave para el Gobierno, que apuntan a mejorar el ingreso de parte de la población y aliviar el malhumor social de la clase media en el año electoral, comenzarán a ser tratados en el Congreso nacional tras la apertura de las sesiones ordinarias 2021, que encabezó el presidente Alberto Fernández este lunes.

El mandatario pidió en su discurso a los legisladores “celeridad” en el tratamiento de ambas iniciativas. Se trata de los cambios al Impuesto a las Ganancias, para que el impuesto no alcance a los salarios y jubilaciones de menos de $150.000 brutos por mes, y de modificaciones a la ley de Monotributo, que establecerá las nuevas escalas del régimen y tendrá un “pase suave” para aquellos que queden excluidos por cuestiones de facturación.

Ambas iniciativas ingresaron al Parlamento este verano, uno (el de Ganancias) de la mano del presidente de Diputados, Sergio Massa, el otro (Monotributo) fue directamente elevado por el Poder Ejecutivo.

Pero la falta de protocolos para las sesiones extraordinarias y el retraso que significaron para tratar otros proyectos, (consenso fiscal, blanqueo de capitales para la construcción, entre otros) hizo que ambas iniciativas queden para ser abordadas y aprobadas luego del inicio formal del año legislativo.

Sergio Massa aseguró que se incorporarán beneficios a la ley de Ganancias. (Foto: HCDN)

Según indicaron fuentes legislativas, Ganancias será la primera que llegará al recinto para su tratamiento, Se espera que este martes 2 comience el debate en comisiones. La intención es que sea convertido en ley este mismo mes y que comience a regir en abril.

Para ese proyecto Massa avanzó en los últimos días de febrero en negociaciones para ampliar los alcances del proyecto de suba del mínimo no imponible de Ganancias.

Se analiza, en ese sentido, que puedan deducirse los concubinos sin necesidad de estar casados; incorporar exenciones por horas extrasviáticosgastos educativos y comidas en algunas actividades, así como sumar la doble deducción para hogares monoparentales, entre otros beneficios, como informó TN.com.ar.

En tanto la oposición apoya la iniciativa pero reclama ampliar el beneficio hacia los autónomos, que tributan sobre pisos más bajos y con mayores alícuotas que los trabajadores en relación de dependencia.

Sobre el Monotributo, en tanto, el proyecto presentado por la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) contiene beneficios para los contribuyentes de las categorías más altas. También incluye el mecanismo que se utilizará para la actualización anual de categorías y pagos mensuales.

Qué cambios habrá para el Impuesto a las Ganancias

El proyecto presentado por Massa apunta a que los sueldos de menos de $150.000 brutos por mes no estén alcanzados por Ganancias, así como las jubilaciones equivalentes a ocho haberes mínimos (unos $156.000).

Incluye también la exclusión del aguinaldo (SAC) para el cálculo, pero los sindicatos piden “una serie de exenciones que tienen que ver con algunos adicionales que se pagan según las diferentes actividades: el viático y las comidas.

Así, Diputados comenzará a definir si los cambios en Ganancias incluirán:

  • Doble exención por hijo para hogares monoparentales.
  • Exención de adicionales, como viáticos y comidas, para algunos sectores, entre ellos transportistas de larga distancia.
  • Incorporar una cláusula que dispare automáticamente la actualización por IPC, en caso de que la actualización por RIPTE quede por debajo de la inflación.
  • Incorporar a los trabajadores autónomos.
El ente recaudador busca cambiar el Régimen Simplificado de Pequeños Contribuyentes.

Qué cambios habrá para el Monotributo

Por otra parte, el Ejecutivo nacional apunta a modificar el Régimen Simplificado de Pequeños Contribuyentes, más conocido como Monotributo.

En ese sentido, el proyecto oficial habilita un paso más armónico para los contribuyentes de las categorías más altas entre el Régimen Simplificado y el General, donde se pagan Ganancias e IVA.

La iniciativa establece que las escalas de facturación y las cuotas a pagar de manera mensual en este 2021 seguirán la evolución que tuvieron el año pasado las jubilaciones mínimas.

Eso porque, pese a que la actualización de las tablas debía haberse efectuado desde el primer día del año, la suspensión de la movilidad jubilatoria de la era Macri -reemplazada en este 2021 por la fórmula que deja de lado la inflación y se concentra en salarios y recaudación previsional- dejó al Monotributo sin el índice.

El ajuste de este año está contenido en el proyecto de ley de reforma del Régimen Simplificado. Así, una vez que sea sancionado, los parámetros de del Monotributo aumentarán 35,3%, en línea con lo que lo hicieron los haberes mínimos de los jubilados y pensionados a lo largo del año pasado. En tanto, para los períodos fiscales subsiguientes, el índice de actualización seguirá a la flamante fórmula de movilidad jubilatoria.

A la espera del debate y la sanción de esa normativa, los contribuyentes tuvieron que realizar la primera recategorización anual, en enero pasado, con los ingresos estipulados por cada escala 2020, que quedaron desfasados contra la inflación. Desde el ente recaudador afirman que una vez que la iniciativa sea ley se buscarán mecanismos para adecuar la situación.

El proyecto de AFIP, además, implementa un puente entre regímenes, tanto para el contribuyente que quedó afuera del Monotributo como para aquel que hizo un pase voluntario al RG

  • Por ejemplo, un monotributista registrado en la categoría H que durante 2020 facturó un 40% más que el tope máximo en la actualidad quedaría excluido y pasaría al Régimen General, donde estaría alcanzado por IVA y Ganancias por unos $1.136.000 anuales. Los cambios contenidos en el proyecto oficial le permitirían un “ahorro” de $487.000 con la transición “más armónica” entre los regímenes dado que podrá computar parte de sus gastos a cuenta de ambos impuestos.
  • Aquellos monotributistas que se excedieron en la facturación en hasta 25% tienen la opción de quedarse en el Régimen Simplificado, pagando un monto adicional y pasando a la categoría correspondiente. Si durante el período, el contribuyente se pasó en forma voluntaria al régimen general y obtuvo desde entonces ingresos superiores de hasta un 25% más que el tope de la categoría máxima del régimen simplificado puede volver a ser monotributista.
  • Un “puente transitorio” para el 2020, atravesado por la profundización de la crisis económica producto de la pandemia de coronavirus, se establece que aquellos contribuyentes que se excedieron más de 25% pero su facturación no superó el 50% de las ventas totales anuales para una microempresa pasarán al régimen general y deben pagar Ganancias e IVA. Les permite computar créditos fiscales presuntos en IVA y gastos fiscales presuntos en Ganancias. Además contarán con una deducción especial adicional.
  • Para 2022 superadas las particularidades de este año y el anterior, se consolide un “puente permanente” entre el Monotributo y el Régimen General que será aplicable a personas excluidas del primero y a quienes realicen la renuncia voluntaria (siempre que su facturación en exceso no supere el 50% de las ventas totales anuales para una microempresa). Esos contribuyentes tendrán crédito fiscal adicional en IVA equivalente al impuesto que se les hubiera facturado y discriminado en los 12 meses anteriores a la fecha de la exclusión o renuncia; así como deducción adicional en Ganancias equivalente el monto neto de IVA facturado durante los 12 meses anteriores a la fecha de la exclusión o renuncia.
  • Un mecanismo de promoción para el Régimen General: los contribuyentes que pasen voluntariamente tendrán un beneficio adicional que consistente en una reducción del saldo deudor en el IVA que será del 50% en el año posterior al pase de régimen, del 30% el siguiente y del 10% el tercero.

    Fuente: TN

Relacionadas