El juez dictó la prisión preventiva para los ocho rugbiers

El juez de Garantías David Mancinelli pidió la prisión preventiva para los ocho rugbiers imputados por el crimen de Fernando Báez Sosa, ocurrido hace casi un mes en la ciudad de Villa Gesell. Consideró que el crimen fue cometido con “premeditación y alevosía” aunque “no pudo probarse el placer”, informaron fuentes judiciales.

De todas maneras, la calificación por homicidio agravado enfrenta a los rugbiers a una eventual condena a prisión perpetua en caso de ser hallados culpables en un juicio.

Se trata de Máximo Thomsen (20) y Ciro Pertossi (19), acusados de ser “coautores” del crimen. Blas Cinalli (18), Luciano (18) y Lucas Pertossi (20), Enzo Comelli (19), Matías Benicelli (20), y Ayrton Viollaz (20), considerados por la fiscal como “participes necesarios”.

Sólo uno de los acusados, Cinalli, hizo ayer uso de la palabra cuando el juez se los ofreció y esa oportunidad dijo: “Ninguno de nosotros quería que pase lo que pasó”.

La causa

La fiscal de Villa Gesell, Verónica Zamboni, acusó a los rugbiers de asesinar a golpes y patadas a Báez Sosa la madrugada del 18 de enero último en la puerta del boliche Le Brique. Allí, previamente, habían tenido un altercado que motivó sus expulsiones del local.

Para Zamboni, se trata de un “homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas”. El juez, en tanto, sumó el agravante de la “alevosía”.

En tanto, la defensa de los rugbiers, a cargo de Hugo Tomei, dijo que pedirá que en caso de confirmarse la prisión preventiva para todos o algunos de ellos, puedan cumplirla de manera atenuada. Es decir, bajo arresto domiciliario, con monitoreo electrónico. Pero, por su parte, Améndola enfatizó “Que el caso tenga una difusión mediática no cambia en nada que ellos tengan a su alcance todas las medidas para defenderse”.

fuente: sin mordaza

Relacionadas
Comentarios
Cargando...