A 26 años del crimen de José Luis Cabezas: homenajes y pedido de justicia

El 25 de enero de 1997, el fotógrafo fue asesinado en Pinamar por una banda de polícias y civiles que seguían órdenes del empresario Yabrán. Hoy habrá homenajes en su honor y su hermana leerá una carta en la que continúa pidiendo Justicia.

 

La mañana del 25 de enero de 1997 la vida de una familia y el país entero cambiaría para siempre al conocerse el asesinato de José Luis Cabezas, un reportero gráfico de la revista Noticias, quien un año antes había logrado fotografiar a una de las sombras del poder, Alfredo Yabrán. El empresario argentino era muy cercano al menemismo, e incluso llegó a ser señalado, en una conferencia de prensa por el Ministro de Economía Domingo Cavallo, como el “jefe de una mafia enquistada en el poder”.

 

Ningún medio hasta el momento había logrado capturar una imagen de Yabrán, tampoco se conocía un perfil de su recorrido en la política ni detalles de su vida personal. La verdad plasmada en una foto que conoció el mundo entero un 16 de febrero de 1996 fue, de acuerdo a las hipótesis, lo que llevó a que Yabrán diera la orden de asesinar a José Luis Cabezas.

Según las investigaciones posteriores, el crimen fue planeado con mucho tiempo de anticipación. El móvil: dar un mensaje de miedo a la población y a la prensa escrita que quería ahondar en los temas de corrupción que solían pasar desapercibidos. Algo que sacudió al país que, en ese entonces, cumplía 14 años de de democracia.

 

El 25 de enero de 1997, a pocos días de que terminara su cobertura en Pinamar, José Luis Cabezas asistió a la fiesta de cumpleaños del empresario Oscar Andreani donde tomaría las últimas imágenes de su carrera. Fuera del evento, sus captores se encontraban merodeando e incluso fueron denunciados por vecinas de la zona a la policía, pero ningún móvil se hizo presente en el lugar.

A las 5 de la madrugada Cabezas abandonó el festejo de Andreani y se fue en un auto Ford Fiesta hasta la propiedad ubicada en Rivadavia 1256, donde se encontraba hospedado. “Ahí está. Métanle caño y tráiganmelo”, ordenó el policía Gustavo Prellezo. Braga y González lo golpearon y lo subieron al auto de Noticias con el que lo trasladaron a las afueras de Pinamar a un camino de tierra ubicado a escasos metros de la ruta 11.

 

Según reconstruyeron fuentes de la investigación, Cabezas fue obligado a ponerse de rodillas por sus ejecutores y, sin mediar palabra, se disparó el primer tiro, a este le seguiría inmediatamente el segundo. Luego Prellezo fue hasta el baúl del auto y sacó de su interior unos bidones de combustible, con los que Braga roció el cuerpo de Cabezas y todo el vehículo. Mientras una vida, un auto y la verdad eran quemadas, los asesinos se alejaron en silencio.

Entrados los años 2000 el Tribunal de Dolores condenó a cadena perpetua a los instigadores y autores materiales del crimen de Cabezas, pero aún en la actualidad siguen habiendo avances con respecto al crimen. José Luis Auge, uno de los cuatro “horneros” condenados fue aprehendido el pasado 26 de diciembre en la localidad bonaerense de Beriso por incumplir las condiciones de prisión domiciliaria.

Al conocerse la nueva detención de Auge, la familia del fotógrafo de la Revista Noticias, a través de su hermana Gladys Cabezas, emitió un comunicado en el que consideró “indispensable la memoria para que la figura de José Luis Cabezas sea siempre el símbolo del rol del periodismo”, y remarcó que este tipo de situaciones son “hitos de impunidad al alma y al corazón” y su “deseo de obtener justicia”.

Durante el transcurso de la jornada se llevarán adelante distintos homenajes por la memoria, verdad y justicia de José Luis Cabezas. El acto central encabezado por los familiares de la víctima se llevará a cabo a las 11:00 horas en el monolito ubicado frente a la terminal de Pinamar y, por la tarde, a las 19:00 horas en la cava de manantiales, ubicada en el Partido de General Madariaga.

”Decidí que este año quería hablarle”, sostuvo Gladys Cabezas, hermana de Luis a la agencia de noticias Télam, quien este año planea leer una carta que le escribió a su hermano. Además se plantarán cinco árboles en la cava donde fueron encontrados los restos de José Luis para “dar vida” al lugar en el que miles de personas se congregan cada año para dejar un mensaje, un rosario, una foto y conocer la historia.

 

 

 

Relacionadas