Martín Guzmán acelera la definición de la agenda urgente: Ganancias, tarifas y salario universal

Tras mostrarse junto al movimiento Evita y minimizar las diferencias con el kirchnerismo, el ministro pone el eje en medidas para la mejora de ingresos de parte de la clase media, la misma que pagará más caro por la luz y el gas.

En medio de su cambio de estrategia comunicacional, que incluyó el martes la visita a movimientos sociales afines al Gobierno, el ministro de Economía, Martín Guzmán, acelera por estos días tres definiciones clave para apuntalar la continuidad de su gestión. Impuesto a las Ganancias, tarifas y salario universal son parte de las medidas que están en un menú que incluye también el proyecto para gravar la “renta inesperada”.

Guzmán busca restarle dramatismo al “debate” con el kirchnerismo duro y remarca que “lo importante es aplicar las políticas para resolver los problemas de la Argentina”.

Así, insiste en que adelantar medio año el nuevo piso desde el que se paga el Impuesto a las Ganancias y acelerar las subas previstas del salario mínimo son medidas “que necesita la economía” en el contexto de alta inflación.

A la vez, defiende el aumento adicional de tarifas de luz y gas acordada con el FMI para aplicar desde el 1 de junio y empezar a quitar subsidios energéticos al 10% de la población de mayor poder adquisitivo. El esquema, duramente cuestionado por el kirchnerismo, permitirá salir de un modelo “pro ricos”, asegura Guzmán.

Martín Guzmán y Juan Zabaleta recorrieron junto a organizaciones sociales una cooperativa de Almirante Brown (Foto: Ministerio de Economía)
Martín Guzmán y Juan Zabaleta recorrieron junto a organizaciones sociales una cooperativa de Almirante Brown (Foto: Ministerio de Economía)

Cuál será el nuevo piso para el Impuesto a las Ganancias 2022

El ministro de Economía ratificó que es decisión tomada elevar el “piso” desde el que se paga Ganancias este mismo año para que los trabajadores en relación de dependencia que se vieron alcanzados por el impuesto en los primeros meses de 2022 vuelvan a quedar exentos.

Lo engloba en una política del Gobierno que se activó con los altos datos de inflación de marzo y abril. incluyó en esa decisión “el refuerzo de ingresos de $18.000 para trabajadores informales y los bonos a jubilados y pensionados de los últimos dos meses, así como el adelanto de las subas previstas en el salario mínimo, vital y móvil.

Según pudo saber TN, en Economía siguen analizando desde cuándo y qué salarios dejarán de pagar Ganancias. Para terminar de definirlo, se esperan los datos de la evolución salarial hasta abril (Ripte), que se conocerán en los próximos días.

Es que en abril se adelantaron unas 40 paritarias privadas, que cerraron con aumentos en torno a 60% y con alzas importantes en los primeros meses que habrían hecho que muchos trabajadores comiencen a estar alcanzados por Ganancias.

La fecha desde que ese cambio sea efectivo también impactará en el medio aguinaldo de junio.

El pedido elevado por el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, apunta a que los sueldos de hasta $265.000 brutos estén exentos del gravamen. Hoy ese monto está en $225.000 bruto mensual.

Así, aseguran en los despachos legislativos, se garantizaría que solo estén alcanzados el 10% de los empleados que más ganan.

En enero, había 740.000 trabajadores en relación de dependencia alcanzados por Ganancias, cifra que llegó a 850.000 en abril.

Pero, si el piso final estuviera en $265.000 propuestos, por la inercia inflacionaria (que se espera mantenga el IPC alto al menos en los próximos cuatro meses) y los aumentos paritarios previstos, podrían forzar al Ejecutivo a tener volver que modificar más cerca de fin de año, como sucedió en septiembre de 2021 (cuando el piso pasó de $150.000 a $175.000).

El camino que se trazó Martín Guzmán hacia la suba de tarifas de luz y gas

Guzmán resalta que la decisión política es avanzar en el aumento adicional de tarifas de luz y gas, por el cual el 80% de los usuarios tendrá un incremento en todo 2022 del 42% (incluido el que rige desde marzo).

Minimizó sus diferencias con Federico Basualdo, subsecretario de Energía Eléctrica, a quien quiso echar hace un año. Guzmán dijo que tras ese momento, hubo diálogo con el funcionario kirchnerista, pero volvió a enfatizar que lo importante no son los nombres, sino poner en marcha lo que marca el Presidente.

Hacia la oficialización de los nuevos cuadros tarifarios de la luz y el gas, tras las audiencias públicas de la semana pasada, quedan algunos pasos formales que cumplimentar.

En medio de la interna oficialista, el secretario de Energía, Dario Martínez, y el subsecretario Federico Basualdo se mostraron juntos en una recorrida por la central termoeléctrica de Cañuelas. (Foto: Twitter/@dariomartinezpj)
En medio de la interna oficialista, el secretario de Energía, Dario Martínez, y el subsecretario Federico Basualdo se mostraron juntos en una recorrida por la central termoeléctrica de Cañuelas. (Foto: Twitter/@dariomartinezpj)

El primero y más importante es la autorización de los entes reguladores. Los del AMBA (Enargas y ENRE), están en manos de funcionarios kirchneristas, pero desde las cercanías del ministro confían en, más temprano que tarde, ese trámite se complete y las tarifas suban como está previsto.

Martín Guzmán se acerca a movimientos sociales y les promete estudiar la propuesta de salario universal

En ese perfil más político que muestra en las últimas semanas, el ministro de Economía compartió un acto con movimientos sociales, ante los que prometió ir por la “renta inesperada” de las empresas y a la vez analizar las propuestas de llamado “salario universal”, una especie de sucesor del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) que rigió en la pandemia y atendió 9 millones de personas.

“Tenemos una política de protección social muy activa. Estamos analizando el proyecto del Salario Universal”, dijo en declaraciones al canal C5N.

La iniciativa fue presentada el 10 de mayo por los diputados Itai Hagman, Fernando Fagioli y Natalia Zaracho y apunta a un ingreso equivalente a una Canasta Básica Alimentaria por adulto ($13.763 a abril, según el último relevamiento del INDEC) a cambio de una contraprestación, que puede ser el estudio o la realización de talleres de capacitación para el empleo.

El universo de beneficiarios del SBU sería el mismo que recibirá en dos cuotas el bono de $18.000: 7,5 millones entre trabajadores informales, empleados de casas particulares, monotributistas A, B y sociales. Los autores del proyecto resaltan que el costo fiscal de la medida no llega al medio punto del PBI.

“Hoy estos actores participan mayoritariamente de un mercado informal. Apuntamos a que crezca el sector formal”, completó Guzmán.

Fuente: TN

Relacionadas