Precios congelados a partir de enero: el Gobierno quiere una nueva fase consensuada y con una canasta diversa

Representantes de autoservicios y mayoristas se reunían este martes con el secretario de Comercio Roberto Feletti.

Este martes por la mañana, Roberto Feletti se reunió con directivos de empresas mayoristas con el objetivo de analizar un esquema que permita que los 1.400 productos con precios congelados estén también disponibles en los pequeños comercios de cercanía. Luego, en las próximas horas, recibirá también a los representantes de las distintas cámaras que agrupan a almacenes y autoservicios.

Sin embargo, desde el sector de los autoservicios se mostraron sorprendidos porque las reuniones se programaron por separado, cuando dos semanas atrás (el pasado 8 de noviembre) habían tenido una reunión conjunta. El problema que enfrenta a ambos sectores —autoservicios y mayoristas— es los márgenes que obtienen por la venta de los productos en el marco del congelamiento de precios, que el Gobierno dispuso hasta el próximo 7 de enero.

Desde la Secretaría de Comercio adelantaron que buscan discutir una próxima fase de forma consensuada entre todos los actores, que contemple una canasta amplia y diversa

Con todo, desde la Secretaría de Comercio destacaron que realizarán un control “muy estricto” del cumplimiento de los precios congelados. Por eso mismo, adelantaron que buscan discutir una próxima fase de forma consensuada entre todos los actores, que contemple una canasta “amplia y diversa”.

“Sabemos que la cadena de comercialización es larga y diversa. Por lo mismo, instrumentaremos todas las instancias necesarias para escuchar a todos los actores y poder llegar así a un consenso durante los primeros días de enero. Tenemos la voluntad de llegar a un acuerdo, a una canasta consensuada, en base a una oferta de productos que contemple una oferta diversa y con precios accesibles”, remarcaron desde la Secretaría a través de un comunicado.

En el Gobierno hablan de una segunda fase para los precios congelados (REUTERS/Mariana Nedelcu)En el Gobierno hablan de una segunda fase para los precios congelados (REUTERS/Mariana Nedelcu)

Fuentes oficiales también señalaron que trabajan para relanzar y ampliar el programa Súper Cerca, que se lanzó en junio pasado (durante la gestión de Paula Español en la Secretaría de Comercio) y que en ese momento incluyó 70 productos de la canasta básica para comercializar a precios fijos en los comercios más pequeños. Ahora buscan que tengan una impronta regional y más participación del sector de las pymes.

En el sector supermercadista señalan que los precios congelados se encuentran en su mayoría en las grandes cadenas de supermercados, que son las que reciben mayores controles e inspecciones. Y, además, remarcan que los productos que no forman parte de la lista oficial aumentan con mayor velocidad. “Es como el Principio de Arquímedes, un cuerpo, los productos congelados por la Resolución 1050, dentro en un líquido, que son los precios, desplaza su volumen, con aumentos fuera de lo que abarca la Resolución”, ejemplificó una fuente de una empresa.

Tenemos márgenes negativos en algunos productos. Nos sorprende que no nos hayan convocado a la reunión con los mayoristas para poder dar también nosotros nuestro punto de vista (Yolanda Durán)

Con todo, continúan las dificultades para que los productos con precios congelados estén disponibles en los comercios de barrio o los autoservicios de origen asiático. “Tenemos márgenes negativos en algunos productos. Nos sorprende que no nos hayan convocado a la reunión con los mayoristas para poder dar también nosotros nuestro punto de vista. Si no, no hay arreglo posible”, señaló Yolanda Durán, presidenta de Cedeapsa, la cámara empresarial de autoservicios de origen asiático.

El presidente de la Federación de Almaceneros de la Provincia de Buenos Aires (Faba), Fernando Savore, también detalló hace unas semanas que la falta de márgenes no permite que los comercios de proximidad puedan cumplir con los precios congelados. Y señaló que a diferencia de las grandes cadenas, los comercios más chicos requieren de la intermediación de los mayoristas para abastecerse de mercadería. “Tenemos dos cadenas de comercialización: el hipermercado que le compra directamente al monopolio, y nosotros donde, salvo por dos empresas lácteas, de gaseosa y de cerveza; todo es a través de un eslabón más que es el mayorista y el distribuidor”, explicó Savore en declaraciones a Télam.

Según detalló, los mayoristas venden a un precio que está “al borde” del precio máximo establecido por el programa. “No podemos comprar al mismo precio al cual tenemos que vender”, dijo.

Fuente: Infobae

Relacionadas