Dólar, bonos y “default selectivo” por un día: los ejes financieros que marcarán el ritmo de los mercados

Los mercados abrirán este viernes con la noticia de que una parte de la deuda argentina fue declarada temporalmente en “default selectivo”, lo que podría tener un impacto directo en los precios de los bonos. Pero además habrá otros dos focos de atención: la presión cambiaria que pueda poner a prueba nuevamente las intervenciones del Banco Central y la operatoria de los Fondos Comunes de Inversión, que este jueves no funcionaron al no conocerse aún la letra chica del reperfilamiento de algunos títulos públicos.

Para los analistas, la noticia de la declaración de incumplimiento de pago que difundió el jueves por la tarde la calificadora Standard & Poor’s “era esperable”, ya que el análisis de esa agencia fue que al interrumpir las condiciones originales de pago de Letes en dólares -entre otros instrumentos- eso configuraba técnicamente un evento de default.

El propio comunicado de S&P dijo, de todas formas, que esa calificación tendrá vigencia hasta este viernes, ya que se levantará porque el nuevo esquema de pago propuesto por el Gobierno será implementado de inmediato. De todas formas, los activos nacionales seguirán teniendo notas entre C y CCC, consideradas muy negativas para los inversores.

Una rebaja de la nota hacia la deuda soberana argentina representa, necesariamente, consecuencias en los bonos del país. Sucede que muchos grandes fondos de inversión globales tienen “estándares” de compras y ventas de títulos públicos que implican que una calificación negativa los haga desprenderse de esos bonos inmediatamente, por cuestiones reglamentarias de sus operaciones.

“El hecho de haber caído en default selectivo se sabía desde el momento en que se conoció que las Letes no se iban a pagar, es una cuestión técnica que ya se asumía tras el anuncio. Más allá de eso, la desconfianza inversora sigue y es probable que continúen las ventas de bonos. Por eso es importante conocer cómo será el reperfilamiento que va a presentar el Gobierno en el Congreso. Eso va a determinar la sustentabilidad del repago de la deuda del año que viene”, comentó ante TN.com.ar Santiago Bulat, economista de la consultora Invecq.

Una de las incógnitas que deberá confirmarse este viernes temprano será si los tenedores de cuotapartes de Fondos Comunes de Inversión podrán operar con normalidad, luego de haber suspendido las compras y ventas durante el jueves. Los FCI quedaron en una zona gris del anuncio de reperfilamiento.

Por un lado, son personas jurídicas que invierten, en algunos casos, en títulos públicos incluidos en el cambio de condiciones de pago -Letes, Lecap, Lecer y Lelink-. Pero al mismo tiempo operan dinero de ahorristas individuales, que no están alcanzados por el reperfilamiento. Durante el jueves la cámara que nuclea a administradores de FCI y la Comisión Nacional de Valores mantuvieron reuniones para emitir una reglamentación con la letra chica del anuncio.

Así se determinó que los ahorristas minoristas que hayan invertido en FCI -hasta el 31 de julio- no sufrirán ningún cambio en las condiciones de pago. Todavía no se oficializó que desde este viernes esos fondos puedan volver a tener operaciones normalmente.

La otra parte de la expectativa financiera está puesta en el tipo de cambio. El Banco Central debió salir a vender 233 millones de dólares de sus reservas para evitar una suba de la divisa. El reperfilamiento de deuda, de hecho, fue considerado como algo positivo por el presidente de la entidad, Guido Sandleris, porque al necesitar el país menor cantidad de dólares para pagar deuda, gana así margen de maniobra para intervenir en el mercado cambiario.

La gran pregunta que se hace el mercado, tras el anuncio de renegociación de los plazos de pago de los bonos de mediano y largo plazo, es qué nuevas condiciones buscará el Estado para cumplir con sus obligaciones. El Congreso recibirá el próximo miércoles a Hernán Lacunza para que explique el proyecto que enviará el Poder Ejecutivo al parlamento.

El ministro concurrirá para informar a los legisladores sobre las medidas tomadas en torno al “reperfilamiento” de la deuda pública. Se reunirá con la comisión bicameral de Seguimiento y Control de la Deuda Pública a partir de las 15.30, confirmaron en el Palacio de Hacienda.

De acuerdo a lo trascendido, irá acompañado por los secretarios de Política Económica, Sebastián Katz; Hacienda, Rodrigo Pena; y Finanzas, Santiago Bausili. Los voceros señalaron que el proyecto que el ministro propondrá al Congreso para rediseñar los vencimientos de pago de la deuda externa que se presentará en la reunión está en elaboración.

La duda principal tiene que ver con cuál será el nuevo plazo de pago. Un operador del mercado financiero que pidió no ser identificado ejemplificó cuál podría ser el nuevo vencimiento de los bonos. “El Gobierno tendría que estirar los plazos de pago unos 10 años para lograr que a estos precios de los bonos los inversores reciban rendimientos similares a los que están teniendo los títulos más largos”, afirmó una operadora de Bolsa de la city en off. Y cerró: “Pero estirar tanto los plazos como 10 años puede ser visto como mucho por el mercado, y en ese caso podés estar forzado a moverte a otro modelo de reestructuración no tan amigable”.

Fuente: TN

Relacionadas