Se conoce la inflación de julio y el Gobierno busca mostrar los primeros resultados de su plan de “anclas”

El Indec difundirá este jueves el dato de inflación correspondiente a julio. El Gobierno se ilusiona con que el dato sea menor al de junio (3,2%) y espera que perfore el 3%. De todos modos, la variación interanual continuará por encima del 50% y el acumulado en los primeros siete meses del año quedará muy cerca de la meta anual de 29% que había propuesto Martín Guzmán en el Presupuesto 2021.

En el sector privado, también estiman que el índice de precios al consumidor de julio rondará el 3%. Si bien hay ligeras diferencias, el consenso indica que el objetivo inicial se alcanzará antes de tiempo. “Creo que se va a quedar a las puertas, superando el 28%, y que recién en agosto se pasará la meta. Igualmente, es una diferencia sutil”, afirmó Matías Rajnerman, economista jefe de Ecolatina, donde esperan que la inflación mensual promedio del segundo semestre sea cercana a 3%.

Lorena Giorgio, economista jefe de Equilibra, coincidió: “Estimamos que finalmente pudo perforar el 3% en julio y registrará 2,9%. Con este resultado, la inflación acumulada en el año ascendería hasta 28,9%”.

Algo menos optimista fue Guido Lorenzo, director ejecutivo de LCG. “Esperamos que el dato esté en torno al 3,1%, por lo tanto, llegue al 29% en julio. Para el resto del año, creemos que el piso será 3%, no prevemos que se pueda romper esa barrera porque hay una insistencia sobre la recuperación salarial que, aunque lógica, seguramente tenga un impacto en precios”, anticipó.

Triple ancla

La desaceleración mensual de la inflación -desde el pico de 4,8% de marzo- es resultado del plan que el Gobierno puso en marcha desde hace meses y que se sostiene en tres “anclas” para moderar la escalada:

  • El dólar mayorista acumula una suba de 11% y su ritmo de suba mensual -que había empezado el año arriba 3%- pasó a 1%. En comparación, las cotizaciones de los tipos de cambio financieros -aún intervenida- avanza más de 20% en el año.
  • Tarifas y regulados, en el freezer: se trata de precios que el Gobierno busca mantener a raya porque impactan no solo en los bolsillos sino en los costos de producción que, a la vez, llegan a remarcar los valores de al consumidor. Los combustibles, por ejemplo, subieron 34% en los primeros cinco meses del año y se mantienen congelados desde ese momento. A eso se suman las actualizaciones menores a un dígito de las tarifas de electricidad y gas.
  • Acuerdos y controles sobre los alimentos: Precios Cuidados, Súper Cerca, el cepo exportador a la carne y un convenio de valores congelados hasta las elecciones se suman al combo “desacelerador”.

Como apuntó Lorenzo, la única variable que no está del todo controlada son los salarios, con la reapertura de varias paritarias que terminan en aumentos superiores al 40%. El Gobierno, en tanto, insiste en que los ingresos de los trabajadores le ganen a la inflación.

De acuerdo a las últimas proyecciones recopiladas por el Banco Central, los analistas creen que entre agosto y noviembre la triple ancla dará cierto resultado y la inflación mensual quedará debajo de 3% (entre 2,7% y 2,8%). No obstante, alertan que, una vez superado el calendario electoral, el Gobierno podría liberar los precios regulados y que el dólar podría volver a acelerarse, aunque descartan un salto brusco. Por el lado de los acuerdos de precios, Súper Cerca vence en diciembre y Precios Cuidados tiene revisiones previstas cada tres meses.

“El gran problema es que esta baja no será duradera, sino que se volverá insostenible por su propio peso: Cuando las anclas son forzadas y se acumulan atrasos, la dinámica termina pasando factura más temprano que tarde. En consecuencia, no solo tendremos una inflación mayor al 40% en 2021: también será así en 2022″, indicó Ecolatina en un informe.

Fuente: TN

Relacionadas