Semáforo sanitario y velocidad de reacción: la recomendación de los epidemiólogos que condicionará el nuevo DNU

A horas de que venza el DNU presidencial, la ministra de Salud, Carla Vizzotti, y el jefe de Gabinete, Santiafo Cafiero se reunieron con el equipo de epidemiólogos que asesora al Gobierno. Evaluaron mantener el mecanismo de semáforo sanitario en todo el país para reaccionar rápidamente ante la suba de contagios de coronavirus. Destacaron que este sistema permitió bajar la curva de nuevos casos en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

Sin ley de emergencia COVID, ante la imposibilidad del oficialismo de alcanzar los votos necesarios en la Cámara de Diputados, el presidente Alberto Fernández deberá apelar una vez más a un decreto para determinar las medidas sanitarias. Horas después del encuentro, el jefe de Gabinete anticipó que el DNU “se va a renovar con los mismos parámetros que vienen hasta ahora”.

Esto implicaría que por dos semanas más los comercios cerrarán sus puertas a las 19:00; los bares y restaurantes trabajarán con el sistema de delivery y take away hasta las 6:00, y la circulación se mantendrá permitida solo para trabajadores esenciales entre las 20:00 y las 6:00, según lo dicho por el jefe de ministros en A24. Sin embargo, la Ciudad evalúa despegarse de estas restricciones y permitir la circulación nocturna, la apertura de restaurantes en el horario de la cena y de shoppings, cines y teatros.

Qué le dijeron los epidemiólogos a Vizzotti

La recomendación de los expertos a Vizzotti y Cafiero es la de sostener fuertes restricciones en las zonas de alarma epidemiológica y sanitaria y manejarse en todo el país con el criterio de semáforo con controles por parte de las jurisdicciones, en línea con el proyecto de ley aprobado por el Senado, pero que no pudo avanzar en la Cámara Baja.

La propuesta de los asesores presidenciales se basan en los buenos resultados que dieron las restricciones en todo el país -incluidos los nueve días de confinamiento estricto- y la velocidad de reacción para definirlas. Consideraron que se deben pensar medidas similares en los distritos en alarma, pero aclararon que deben ser planificadas y anunciadas con tiempo.

En contraposición advirtieron que en Córdoba, que se demoró en adoptar medidas, “explotó” la cantidad de contagios, en una provincia con el sistema de salud al borde del colapso.

De hecho, el gobernador Juan Schiaretti anunció esta semana la activación del “código rojo”, un mecanismo para que las personas con buena evolución en su estado de salud terminen el tratamiento en sus domicilios, asistidos en todos los recursos, incluso el oxígeno. El objetivo es quitar presión sobre un sistema sanitario absolutamente estresado.

Anticiparse a la tercera ola

Si bien calificaron de “extraordinario el ritmo del plan de vacunación” en el que entró la Argentina en las últimas semanas, con una importante llegada de vacunas al país, y que superó los 2 millones por semana, mostraron preocupación por el avance de nuevas variantes de coronavirus.

En el mismo sentido, otra de las mayores inquietudes es qué pueda suceder si durante las vacaciones de invierno se habilita la movilidad en todo el país y evaluaron que podría ser la “antesala de la tercera ola”, tal como sucedió con Semana Santa, que días después estalló en la segunda ola.

Sucede que la ocupación de camas de terapia intensiva se mantiene en números altísimos y que si no se logra sostener en el tiempo el freno en el crecimiento de contagios diarios no podrá dar respuesta ante la llegada de una tercera ola.

Con 27.628 nuevos casos reportados, este jueves había 7817 pacientes con coronavirus internados en una UTI, la segunda cifra más alta desde el inicio de la pandemia.

Dentro del grupo de expertos que asistieron a la reunión de manera presencial se encontraron Mirta Roses, Pedro Cahn, Tomás Orduna, Luis Cámera y Javier Farina. En tanto que de manera virtual participaron los especialistas Gustavo Lopardo, Florencia Cahn, Carlota Russ, Gonzalo Camargo y Angela Gentile.

fuente: TN

Relacionadas