‘WHERE DO WE GO?’: ASÍ FUE EL PRIMER CONCIERTO ONLINE DE BILLIE EILISH

De la misma forma en la que “si la montaña no viene a Mahoma, Mahoma irá a la montaña”, si eres fan de Billie Eilish y debido a la situación mundial actual no puedes disfrutar de verla en directo, Billie Eilish llevará el concierto a tu casa. La cantante ofrecía la madrugada de este domingo 25 de octubre su primer show online Where Do We Go?, una experiencia interactiva adaptada a los tiempos que corren en la que aprovechó para lanzar importantes mensajes.

Acompañada como siempre de su hermano Finneas y vestida con uno de sus característicos conjuntos oversize (en esta ocasión firmado por Gucci), la recién galardonada con tres Billboard Music Awards apareció en pantalla para interpretar como primer tema bury a friend, el que fue el tercer single adelanto de su álbum debut when we all fall asleep, where do we go?.

Desde que las y los artistas empezaron a idear nuevas formas adaptadas a las medidas de seguridad exigidas por la crisis sanitaria, sin tener por ello que renunciar a una de las actividades esenciales de su profesión como son los conciertos, la gran problemática a la que han tenido que hacer frente ha sido el cómo compensar la ausencia de esa sensación que genera en nosotras y nosotros la música en directo.

De hecho, antes de continuar con you should see me in a crown, Eilish se dirigió a la asistencia virtual para expresar lo mucho que echaba de menos encontrarse con sus fans; “el escenario es en el único sitio donde me siento yo misma“, comentaba en otro momento. Consciente de que es imposible provocar las mismas emociones del cara a cara a través de una pantalla, Billie y su equipo optaron por sustituirlas por la impresión que generaba ver a la artista cantar sumergida en un escenario de tres dimensiones que fue cambiando con cada tema.

La escenografía ya era uno de los puntos fuertes de los directos de la estadounidense, en los que hemos podido verla subida a una cama flotante o suspendida en el aire, y este show online se convertía en una experiencia esencialmente visual. A pesar de ello, en cada una de las trece canciones que interpretó, la artista sacó a relucir su capacidad vocal (magnética, dulce pero afilada, con esa característica sinuosidad melódica).

 

La pegadiza strange addiction, la genuina ocean eyes y la reveladora xanny fueron las tres composiciones que pudimos escuchar después de you should see me in a crown. En esta última, la instalación de paneles que ejercía de escenario se convirtió en una representación exacta del videoclip que acompaña al tema, y pudimos ver a Billie en el mismo banco en el que unas manos anónimas apagan cigarros sobre el rostro de Eilish.

Pero, además de repasar los ya conocidos éxitos que integran su primer trabajo, también hubo espacio para sus nuevas composiciones como everythin i wanted (con una preciosa letra que Finneas dedica a su hermana), no time to die (la bso de la última película de la saga James Bond) y my future (creada por el combo Finneas-Billie durante la cuarentena). Aún no sabemos si alguna de estas canciones formará parte del nuevo disco de la artista, al que también hizo una rápida y críptica referencia durante el espectáculo: “tenemos un nuevo álbum, pero de eso ya hablaremos más adelante”.

Además, Eilish quiso aprovechar el encuentro con sus seguidoras y seguidores para lanzar importantes mensajes relacionados entre sí. Durante su interpretación de all good girls go to hell, pudimos ver proyectadas imágenes sobre el cambio climático, un tema ya intrínsecamente ligado al lanzamiento y videoclip de la canción y que hemos visto reivindicar a la artista en múltiples ocasiones, y el movimiento Black Lives Matter. Al mismo tiempo, la joven también quiso animar al voto en las próximas elecciones de Estados Unidos hasta en dos ocasiones.

Como no podía ser de otra forma, bad guy fue el tema elegido para cerrar el concierto dejándonos así con una energía impropia a la madrugada española actual. La cantante se despidió no sin antes lanzar agradecimientos personales a Alicia KeysLizzo y Jameela Jamil, seguramente por el papel activista de estas tres mujeres.

fuente: los 40

Relacionadas