Luis Miguel: entre ventas de lujo y aparición en publicidades para evitar la crisis financiera

Luis Miguel es un personaje que siempre deja tela para cortar y durante los últimos días su nombre fue recurrente, por diferentes acciones que llamaron la atención de los fanáticos.

Primero fue su aparición en un anuncio publicitario de Uber eats en el que se lo ve al cantante mexicano con un traje blanco y moño negro, apoyado sobre un piano de cola en un elegante salón: “Esta noche voy a cenar fetuccini con salsa de trufas blancas y queso parmesano…”, menciona Luismi hasta que tocan el timbre para traerle la comida: “Mi incondicional amigo”, cierra. El dato no menor es que el mexicano ganó alrededor de un millón de dólares por su participación.

Luego, fue la venta de su amado yate por 2 millones 695 mil dólares. La embarcación fue adquirida hace siete años por el cantante, y tomó relevancia en 2016, cuando fue confiscada por el gobierno de Estados Unidos, luego de que Luis Miguel no pagara la renta de la marina de Miami, deuda que rondaba los 122 mil dólares.

Lo cierto es que el presente del Rey Sol no es de los mejores a nivel económico y comenzaron a tejerse especulaciones sobre estas movidas, llegando a la conclusión de que el mexicano está en bancarrota.

Todo esto se suma al oneroso nivel de vida que lleva Luismi y la poca recaudación, ya que no está recibiendo ingresos por sus shows (paralizados por la pandemia) ni por la segunda parte de su serie autobiográfica, que también se entrantra en stand by por el coronavirus.

Fuente: www.canalnet.tv

Relacionadas