Máxima Zorreguieta: su pasado amoroso antes de convertirse en reina y la preocupación por sus hijas

En diálogo con GENTESoledad Ferrari, la biógrafa y autora de Una historia real (2009, reeditado en 2013), el libro que cuenta “la verdadera historia de la argentina que llegó a ser reina de Holanda” explica cuál es la obsesión que tiene por Alexia (15), Amalia (17, la heredera del trono) y Ariane (14), y revela detalles sobre el pasado amoroso de la royalty.

“Le duelen mucho todas las cosas que hablan sobre sus hijas. El episodio del bullying de Amalia fue una de las cosas más duras con las que tuvo que enfrentarse Máxima”, retoma Ferrari, quien describe cómo es la crianza de sus tres hijas. “Ella tuvo una niñera salteña y siempre le pareció importante el tema de mantener sus raíces”, explica, y agrega: “Su gran objetivo fue siempre criarlas con los pies en la tierra”.

Dentro de la anormalidad en la que viven, “Máxima trata de que sean conscientes y normales”. Tanto es así que Ferrari recuerda un viejo mail que la monarca y esposa del rey Guillermo Alejandro les enviara a sus amigos al respecto. En el correo electrónico decía literalmente “que si se les subían los humos a las hijas, las iba a estrolar contra una pared”. Esa frase acuñada por Máxima, caracterizada siempre por su estilo directo “y mal hablada”, la había heredado de su madre, María del Carmen Cerruti.

Ferrari puntualiza que la educación de sus tres hijas no solo depende del adoctrinamiento de la madre, sino que “también depende de la casa real”. Es que, como enfatiza la autora, “tienen asesores, no hace lo que quiere con sus hijas”.

El 27 de abril, Máxima y sus hijas, Ariane (14), Amalia (17, la heredera del trono) y Alexia (15), en las festividades por el Día del Rey.

Respecto a la supuesta “rebeldía” de Alexia, la escritora, quien aún está en contacto con familiares de la Casa de Orange-Nassau, sostiene que “ese es un invento de la prensa”“Es adolescente, ¿qué quieren? ¿Que hable de literatura inglesa”, comenta cuando se le consulta por los escándalos que le valieron a la hija del medio el mote de “princesa rebelde“. “Para hablar de rebeldía entiendo una Carolina de Mónaco, pero estas chicas son muy tranquilas”, resume.

¿Y los viejos amores de Máxima? Si bien la royalty argentina no tuvo muchos novios, Ferrari señala que la Casa real quiere echar por tierra cualquier detalle del pasado de la reina. Eso incluye hasta borrar rastros de sus antiguos vínculos.

La realidad es que Máxima “estuvo de novia con un cocinero argentino” (Max Casá) y que “vivió (en New York) con el alemán Dieter Zimmermann cuando lo conoció al príncipe”“Fue un noviazgo intenso”, describen quienes conocieron a la pareja. Otro de sus vínculos sentimentales fue con Tiziano Iaccheti, un italiano que vivía en Argentina.

Fue gracias a la ayuda de su amiga del colegio, Cynthia Kaufmann, quien tenía contactos con la elite neoyorkina, fue por quien Máxima conoció a Guillermo. Tenían amigos en común y la idea fue de la propia Cynthia. ¿La primera cita? En marzo de 1999, cuando coincidieron en una fiesta en la ExpoSevilla. El resto, es historia conocida por todos.

Máxima, Guillermo y Amalia de Holanda.

Fuente: Revista Gente 

Relacionadas