Pusieron en marcha una planta de aparatos electrónicos en desuso

La Municipalidad de Santa Fe puso en funcionamiento la planta de Aparatos Eléctricos y Electrónicos en desuso (AEES), ubicada en el Complejo Ambiental de la ciudad. En el lugar recepcionarán todos los elementos encuadrados en la categoría de AEES, que los vecinos y las vecinas de la ciudad tengan en sus hogares y decidan entregar.

Será necesario que sean aparatos completos y no piezas sueltas o dañadas. Según explicaron, se trata de elementos eléctricos y electrónicos en desuso, es decir, que no se utilizan pero están enteros, por lo que no se consideran residuos.

La apertura del espacio es parte de las políticas locales enmarcadas en la Agenda 2020 para el Desarrollo Sostenible y complementa la campaña “Separá para reciclar”, que el municipio lleva adelante. La recolección de los AEES será en un distrito por mes, en el horario de 9 a 12 horas.

En el lugar trabajarán integrantes de la asociación que actualmente opera la Planta de Clasificación de Residuos Sólidos Urbanos de la Ciudad y que fueron capacitados por el municipio para el desarme y la clasificación de electrónica. Además, se desempeñarán técnicos profesionales y personal municipal que realizarán una primera evaluación de cada uno de los aparatos recibidos. En todos los casos, contarán con el equipamiento y las herramientas necesarias para llevar adelante las operaciones y el mantenimiento.

El secretario de Ambiente del municipio, Edgardo Seguro, contó que “esta iniciativa es para dar respuesta a un reclamo que tenían los vecinos sobre cómo darle tratamiento a estos elementos en desuso”, y al mismo tiempo manifestó: “Ahora los vecinos van a tener un día al mes para descartar ese aparato que no utilizan y así darle el destino final. La provincia tiene muy pocas plantas de este tipo, hay una en Rosario y en el área metropolitana es la primera”.

Más adelante, el funcionario detalló que “según los últimos informes de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), un 60% de los aparatos eléctricos y electrónicos que se vendieron en todo el mundo se encuentra guardado y en desuso”, por lo que consideró como imprescindible “darle un destino a esos elementos, que no sea el relleno sanitario o el envío a la planta de residuos peligrosos”.

Se estima que se generan unos 7 kilos de estos residuos por persona al año lo que arroja unas 3.000 toneladas al año sobre los 420 mil habitantes que tiene la ciudad de Santa Fe. Seguro aclaró que el municipio va a trabajar sobre los AEES de uso domiciliarios, no los de empresas, los cuales necesitan otro método de tratamiento.

fuente: sin mordaza

Relacionadas