Peluquero extremo: moldea el pelo con katana y soplete

Los estilistas tienen muchas herramientas para cortar el pelo: desde las tradicionales tijeras, pasando por la navaja y llegando a las modernas maquinitas que simplifican el trámite. Pero usar una katana y un soplete, es algo nunca visto, y a lo que no todos los clientes se animarían.

Sin embargo hay un peluquero que está haciendo tendencia con su manera particular de lograr un buen corte. Con estos elementos poco ortodoxos, se desempeña con habilidad y creatividad.

Se llama Alberto Olmedo, y aunque el nombre puede sugerirnos a los argentinos que es una broma, el peluquero es español y se toma su trabajo muy en serio. Tiene su salón de belleza en Aluche, un barrio del distrito latino de la ciudad de Madrid.

Allí recuesta en una camilla a sus clientas, y con una catana y un soplete, comienza a trabajar. Con el cabello colgando hacia afuera, va pasando con suavidad la enorme espada, rebajando el volumen de la cabellera.

Y luego hace la terminación de los detalles con el soplete. Aunque es una modalidad poco conocida, Alberto Olmedo asegura que esta técnica se utiliza desde 1988.

Los beneficios cortar con una catana y un soplete, son varios: La catana no deja marcas, y se logra un corte m+ás parejo, porque al ser tan larga corta todo el caudal de cabello a la vez.

La terminación con fuego, recomendada para cabellos finos y frágiles, deja el corte tan armado que no hay que volver a peinarse en varios meses. El video de una periodista de televisión, que se dejó cortar el cabello de esta manera, se ha vuelto viral.

El “peluquero samurái” también utiliza diversas cuchillas, dependiendo el efecto que busque en el pelo. Un nuevo estilo de coiffeure, para el que no será fácil encontrar voluntarios para que lo practiquen.

fuente: lt10

Relacionadas