Desde el inicio del aislamiento social, preventivo y obligatorio varios alimentos tuvieron un incremento descomunal, entre ellos los huevos se destacan. En algunos barrios de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y el conurbano bonaerense el precio aumentó entre un 85% y 100%.