Tomar más leche podría mejorar la salud del cerebro en los adultos mayores

Una investigación determinó que tres tazas al día pueden aumentar el nivel de glutatión, un antioxidante que ayuda a evitar el daño del órgano.

Los adultos mayores que toman tres tazas de leche de vaca al día pueden potenciar las capacidades de su cerebro gracias a un antioxidante que ayuda a protegerlo del daño que acompaña al envejecimiento.

El equipo de investigación del Centro Médico KU descubrió que pueden aumentar el nivel de glutatión (GSH) del cerebro, un poderoso antioxidante que ayuda a proteger contra las enfermedades relacionadas con el envejecimiento.

El adulto estadounidense típico, mayor de 60 años, bebe menos de dos tazas de leche por día, según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Al igual que un automóvil viejo que se oxida, el cerebro humano se corroe con el tiempo por los radicales libres y otros oxidantes que se liberan a medida que convierte los nutrientes en energía.

Se cree que este estrés oxidativo, como se le llama, es un mecanismo importante del envejecimiento cerebral, así como de muchas enfermedades neurodegenerativas, como el alzheimer y el parkinson.

El GSH ayuda a evitar el estrés oxidativo y el daño que causa. Pero a medida que las personas envejecen, los niveles tienden a disminuir.

“Es emocionante que algo tan simple como beber leche pueda aumentar el GSH porque no es un medicamento, es solo un alimento simple”, reconoce Debra Sullivan, profesora y presidenta del Departamento de Dietética y Nutrición en la Escuela de Profesiones de la Salud del Centro Médico KU y autora del estudio, que se publicó el 15 de agosto en Frontiers in Nutrition. “Y las tres tazas al día es en realidad lo que recomiendan las Pautas Dietéticas de los Estados Unidos”.

El estudio se basa en el trabajo que Sullivan comenzó hace más de una década con In-Young Choi, autor principal del trabajo y director de la Unidad de Imágenes Metabólicas y el Programa de Ciencia de Resonancia Magnética en el Centro de Imágenes Biomédicas Hoglund en el Centro Médico KU.

“Estaba pensando que las frutas y verduras estarían altamente correlacionadas con los antioxidantes en el cerebro”, recordó Choi. “Pero en realidad era leche. Eso fue realmente sorprendente”.

Cómo se llegó a las conclusiones

En este estudio, 73 adultos de entre 60 y 89 años que normalmente consumían menos de 1.5 porciones de lácteos por día fueron asignados al azar a un grupo de control, que no alteró su ingesta habitual de leche, y a un grupo de intervención, que aumentó su ingesta de leche a tres tazas por día durante tres meses.

El estudio proporcionó a los participantes en el grupo de intervención leche baja en grasa al 1% de las tiendas de comestibles regionales del área de Kansas City semanalmente. Para ambos grupos, se realizaron exploraciones de imágenes antioxidantes cerebrales al inicio y después de tres meses.

Estudian los mecanismos por los cuales la leche aumenta los niveles de GSH en el cerebro. sudok1 - stock.adobe.com
Estudian los mecanismos por los cuales la leche aumenta los niveles de GSH en el cerebro. sudok1 – stock.adobe.com

Si bien no hubo cambios en los niveles de GSH en los cerebros de los participantes en el grupo de control, el grupo que bebió tres tazas de leche láctea al día vio aumentar sus niveles de GSH en el cerebro en un promedio de casi el 5% en general y en más del 7% en la región parietal del cerebro.

Choi anotó que los hallazgos anteriores han demostrado que los niveles de GSH son más bajos en los adultos mayores, alrededor del 10%. “Entonces, al beber leche, parece que puedes ponerte al día”, planteó.

Lo que queda por descubrir son los mecanismos específicos por los cuales la leche aumenta los niveles de GSH en el cerebro.

Mientras tanto, Sullivan no ve ninguna razón para esperar para asegurarse de tomar las tres tazas de leche cada día. “Es importante para la salud del cerebro, la salud ósea, la salud muscular, todas esas cosas”, dijo. “Esa es la moraleja”.

 

 

 

 

Fuente: TN

Relacionadas