El omega 3, un aliado para la salud y el descanso

Consumirlo es una buena decisión para promover la salud del corazón, evitar la inflamación en los vasos sanguíneos y reducir los niveles de triglicéridos. De qué alimentos obtenerlo.

Estudios recientes aseguran que el consumo de ácidos grasos Omega 3 es imprescindible para el corazón y la circulación. Incluso algunos sugieren que previene el cáncer.

“Existe evidencia, aunque pequeña, de que suplementos con ácidos poliinsaturados como el Omega-3 pueden promover efectos favorables ante complicaciones relacionadas con el cáncer como el dolor, la depresión y la anorexia. Sin embargo, no existe evidencia que prevenga el cáncer”, aclara Fabio Nachman (M.N. 96.066), jefe del servicio de Gastroenterología de la Fundación Favaloro y expresidente de la Sociedad Argentina de Gastroenterología.

Hay tres tipos principales de Omega-3

  1. ALA (ácido alfa-linolénico).
  2. DHA (ácido eicosapentaenoico).
  3. EPA (ácido docosahexaenoico).

“Nuestro cuerpo no produce este ácido por sí solo. Por eso, es importante consumirlo obteniéndolo tanto de la alimentación como, en caso de ser necesario, de suplementos”, sugiere el experto.

Dado que la madre es la única fuente de ácidos grasos Omega-3 (p. ej., ácido docosahexaenoico, DHA) para fetos y bebés alimentados exclusivamente con leche materna, se considera esencial una ingesta suficiente de estos ácidos durante el embarazo y la lactancia para suplir las necesidades del bebé.

Alimentos con Omega 3

Una de las fuentes más importantes de Omega 3 es el salmón pero también la caballa, atún blanco, trucha y sardinas. Pero no solo los pescados tienen esta grasa poliinsaturada también hay otros alimentos en donde podemos encontrarlo como aceites, semillas y plantas. Entre ellos, están:

  • Semillas de linaza molidas.
  • Aceite de linaza.
  • Nueces.
  • Semillas de chía.
  • Aceite de canola.
  • Aceite de soya.
  • Albahaca.
  • Aceite de nuez.
  • Brócoli.
  • Espinacas.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), enumeró los beneficios de un consumo habitual de ácidos grasos polinsaturados como el DHA:

  1. Armoniza la presión arterial y los latidos cardíacos.
  2. Mejora en el nivel de triglicéridos.
  3. Preserva el interior de los vasos sanguíneos.
  4. Influye en el buen desarrollo del cerebro y la retina del bebé en gestación.
  5. Reduce el riesgo de alzheimer.
  6. Mejora la concentración.

El impacto del Omega 3 en la calidad del sueño

Los trastornos de sueño mostraron una diferencia cuando se incluía el pescado en la dieta diaria, según un estudio: su ingesta produce menos alteraciones a la hora de dormir y en consecuencia, una mejor calidad del sueño.

El omega 3, un aliado para la salud y el descanso

“Existe una relación entre el consumo de pescado y el funcionamiento cognitivo superior. Lo que documentamos aquí es que el sueño de calidad es lo que explica esta relación”, aclara Adrian Rayne, uno de los autores del trabajo publicado en la revista Scientific Reports.

Con base en las respuestas de los niños y sus padres respecto de sus hábitos de sueño y su alimentación diaria, notaron que los niños que más pescado consumían eran los que mejor y más horas dormían.

 

 

 

 

Fuente: TN

Relacionadas