Las universidades enfrentan un “ajuste” en el Presupuesto 2022

El CIN elevó sus números tras analizarlos con el ministerio de Educación. El proyecto de ley de la Casa Rosada está 18% por debajo de ese nivel y plantea recursos jaqueados por la inflación.

Hace poco más de dos semanas, los rectores que integran el Consejo Interuniversitario Nacional analizaron en el Paraninfo de la UNL sus demandas al Presupuesto Nacional 2022. Lo hacen cada año para plantear necesidades y proyectos, que después se debaten en el Congreso.

Esta vez hay una distancia que puso en alerta a los rectores. El proyecto enviado finalmente por Martín Guzmán al Congreso, en la medianoche del “miércoles de furia” (en el que la estabilidad del ministro no estuvo ajena al ajetreo de la interna del gobierno), dejó en claro que la Casa Rosada les promete “ajuste” a las casa de altos estudios.

“Hay una preocupación presupuestaria”, reconoció el doctor en química Enrique Mammarella, en diálogo con El Litoral. El rector de la UNL es vicepresidente del CIN; deberá acompañar al presidente del cuerpo, Rodolfo Tecchi (Universidad Nacional de Jujuy) en las duras negociaciones que lo esperan en Diputados y Senadores para terminar de poner números a la nueva “Ley de Leyes”.

“Vamos a hablar con los legisladores de las comisiones de ambas Cámaras. Y en la medida que esto se demore, también vamos a hablar con los candidatos que surgieron de las Paso, para que la educación sea un tema prioritario en el país”, señaló Mammarella.

 El Consejo Interuniversitario Nacional hizo sus cálculos, pero el proyecto de Presupuesto está lejos de ese número.

– Generalmente uno tiene un número aspiracional; no es quimérico sino que está pensando en lo que fue la inflación y discutido con las autoridades de Educación. Eso genera una expectativa, pero esta vez el número que fue elevado por el Poder Ejecutivo en el anteproyecto de Presupuesto nacional es muy lejano a lo que habíamos estado hablando y a lo que aspiramos como sistema.

– Están casi 20 puntos abajo entre lo que se planteó y lo que se reconoce en el proyecto.

– Estamos en poco más del 82%; se elevó un proyecto de $ 335,7 mil millones y el CIN preveía 407,9 mil millones. Fundamentalmente, más allá de los números aspiracionales, en comparación con el Presupuesto 2021 representa un aumento que no llega al 47% que es lo que fue dado en paritarias a docentes y no docentes. De alguna manera nos termina apretando a las universidades porque nos achica el disponible para funcionar, sin pensar en los incrementos inflacionarios o el desfasaje del dólar.

– El proyecto de Presupuesto prevé un crecimiento del PBI del 4% pero los recursos para las universidades no acompañan esa evolución. ¿Hay un ajuste para las universidades?

– Técnicamente sí. Si uno mira el mensaje, no recuerdo bien los términos pero el tema del ajuste lo plantea el ministro Guzmán.

 

 

 

– ¿Qué margen de acción política tienen en las comisiones del Congreso?

– Ahora la discusión se abre tanto en Diputados como en Senadores. No sólo para que se alteren estos números sino para ver si es en la distribución o en planillas complementarias como muchas veces se ha dispuestos. Son planillas anexas al artículo 12, que es el que prevé el financiamiento universitario. Se abre un trabajo en comisiones de Diputados y Senadores.

– Cuando se plantean estas cuestiones, se habla del Presupuesto de obras para universidades desde las partidas del ministerio de Obras Públicas y no en la asignación específica.

– Lo que son obras ya estaban así discriminadas en el Presupuesto 2021. Pero lo que estamos comparando es en el Presupuesto para ejecución directa de las universidades con sus programas estrictos. Todo lo que sea de infraestructura está por afuera y como no está discriminado allí lo de infraestructura educativa, todavía no podemos evaluar nada al respecto. Estamos hablando del Presupuesto directo a universidades y a la secretaría de Políticas Universitarias; ahí sí vemos en los números claramente que es insuficiente.

– En lo fáctico, cotidiano, en el día a día de la actividad universitaria, ¿qué puede verse afectado con este ajuste, si el Presupuesto se sanciona así?

– En ese caso hay dos situaciones que se presentan complejas. Una es el funcionamiento de las universidades en cuanto a insumos, equipamientos, dispositivos que muchas veces están a valor dólar. El valor de la divisa con el que conformó el Presupuesto de 2021 era de $ 82; ahora se prevé un dólar a $ 131 en el Presupuesto 2022; es casi el doble del nivel estimado de inflación. Y estimamos que tampoco se contempla el impacto de un aumento de tarifas, que no está claro.

– En el año que estamos transcurriendo, ¿hubo recursos que no estaban presupuestados? La soja y el mal llamado impuesto a la riqueza aportaron recursos al Tesoro.

– Hubo una ampliación presupuestaria que no llegó efectivamente todavía pero que estaba ya contemplada en una planilla anexa del Presupuesto 202, sujeto a disponibilidad. En nuestro caso, este año fue ejecutado en particular en la Universidad que tuvo $ 101 millones que estaban en esa planilla. En el proyecto la planilla anexa no se contempla, pero eso es algo que suele aparecer en el Congreso, en comisiones.

– Usted es vicepresidente del Consejo Interuniversitario. Tendrá que ser protagonista de las negociaciones en el Congreso.

– En general siempre se arma una mesa con los presidentes de las comisiones de Presupuesto y pedimos las audiencias más allá de lo que uno pueda hacer como Universidad y en su provincia. Lo hacemos como CIN y ya estamos gestionando. Para saber en primer lugar, aunque la situación es confusa. Lo lógico es que se sancione antes el 10 de diciembre, pero hoy las circunstancias confusas que vive el país no nos dan certidumbre.

PAZ SALARIAL
“Las paritarias acaban de recordarse con un 12% más. Del 35% original se pasó al 47%, con una escala de pagos que empieza en septiembre. Queda en función de lo que ha sido firmado una revisión a fin de año para ver si la expectativa de ganarle a la inflación se cumple. Tanto el sector docente como el no docente ya firmó, y en lo que resta del año no debería haber inconvenientes a menos que aparezca una situación incontrolable”.

NUEVAS UNIVERSIDADES
Consultado si se amplía la torta o se achican las porciones, en caso de que se confirmen 5 nuevas universidades nacionales en la provincia de Buenos Aires, Mammarella señaló que “debería haber un fondo para las nuevas e incluso para la expansión de las que están.

“Todas las universidades -expuso- a medida que se van consolidando -fundamentalmente las más nuevas- quieren tener más carreras, más alumnos. El Presupuesto debería ir ampliándose año a año”.

Subrayó que “con las nuevas universidades como las que están en estudio en el Congreso, sin dudas debería ampliarse el Presupuesto. A estos niveles no alcanza, va a haber un recorte efectivo si eso no sucede”.

 

Fuente: El Litoral

 

 

Relacionadas