El particular requisito de Zaira Nara a sus amigos para que puedan conocer a Viggo

Zaira Nara (32) fue mamá por segunda vez en 2020, apenas semanas antes de iniciar la cuarentena por coronavirus, por lo que muchos de sus conocidos no habían podido ver al bebé, que ahora ya tiene un año de edad.

Además, ni bien llegó Viggo, la modelo y conductora se instaló en San Martín de los Andes, lugar que habían elegido para recibir al pequeño y trabajar, con Jakob von Plessen, su esposo, y su hija mayor, Malaika (4).

Lo cierto es que el tiempo pasó, la pandemia aumentó y muchos amigos de la pareja no pudieron conocer al pequeño hasta hace poco, ya que recién esta semana Santiagio Giorgini, amigo de la conductora, pudo visitarla y ver al bebé.

Pero hubo una situación que llamó la atención entre los seguidores que pudieron ver parte de las imágenes que la modelo subió en sus redes sociales con el chef de Morfi. En ellas contó que Giorgini, antes de ir a conocer al bebé, tuvo que someterse a un hisopado.

El cocinero, que estuvo acompañado por su mujer y sus hijas, se tuvo que realizar un test de COVID-19, según la hermana de Wanda contó en una de sus historias en Instagram. “El tío Santi se hisopó para venir a conocer a este bebé, te queremos”, escribió junto con una foto de él tomando en brazos al pequeño.

Juli de León, la pareja de Giorgini, también posteó fotos del día que compartieron ambas familias y escribió: “A veces los mejores planes son caseros, baratos y sencillos… Sentarse en el jardín a charlar de cualquier cosa con gente amiga y disfrutar de sus hijos chiquitos. Festejar la cara de felicidad de un bebote y el enchastre que es capaz de hacer con un poco de merengue a mano. Aplaudirlo porque logró quedarse parado y ni él lo puede creer. Sorprender a una nena de cuatro años con los muffins de colores que quería. Felicitarla porque está aprendiendo a patinar y también porque dibuja corazones súper bien”.

Zaira y Viggo junto a Santiagio Giorgini y su esposa.

Y cerró: “A veces el mejor programa es -simplemente- sumergirse durante un rato en el maravilloso mundo infantil. ¡Esta familia andaba necesitando un poco de niños pequeños! Ajenos, siempre ajenos… Gracias Zaira y Jakob por el cariño de siempre y por habernos dejado disfrutar a Mali y Viggo”.

Fuente: revista gente

Relacionadas