Tucu López contó qué es lo que más lo enoja cuando le sacan fotos junto a Jimena Barón y Momo

En el Íntimo de la Semana de GENTETucu López se refirió a cómo lo afecta la exposición y el hecho de estar en el ojo público a partir de su vínculo con Jimena Barón.

En una charla reveladora y sincera, el actor de Sex, participante de Corte y confección (eltrece) y conductor de Bonus track (Metro 95.1) dijo que sabe de qué se trata el trabajo de un fotógrafo, porque “fui camarógrafo de video durante seis años”, pero enfatizó en la ausencia de límites y se explayó al respecto.

“Hay un punto que no está copado”, comenzó, para aclarar luego qué es lo que más le molesta de las guardias fotográficas a las que se ven sometidos con su novia y el hijo de ella. “Lo que más me jode es que, si paseamos con el enano, no lo blureen. Porque tiene seis años, va a cumplir siete, y hay gente que no está bien. Puede llegar a ser peligroso. No quiero dramatizar, pero es muy invasivo”, dijo sin vueltas.

“Si voy a la plaza con Jime, con Elvis (su perro) y con el enano (Morrison ‘Momo’ Osvaldo, 6), siempre tengo que estar mirando para todos lados. No me gustaría entrar en el garrón de pensar primero en la posibilidad de una guardia que en salir a pasarlo bien”

Al ser consultado sobre qué era lo que le provocaba no poder vivir su vida con libertad, el novio de la cantante de La Cobra dijo entender las reglas del juego y explicó que su intención era “preservar la vida del disfrute”.

“Intento tomármelo con armonía, porque no quiero que afecte mi humor y la cotidianeidad. Y si voy a la plaza con Jime, con Elvis (su perro) y con el enano (Morrison ‘Momo’ Osvaldo, 6), siempre tengo que estar mirando para todos lados. No me gustaría entrar en el garrón de pensar primero en la posibilidad de una guardia que en salir a pasarlo bien”, puso el freno el locutor, imponiendo su posición.

–Y no podés cambiarlo

–No podés hacer nada. Entiendo que es un laburo y el fotógrafo tiene que llevar guita a su hogar, pero son nuestras vidas también. No sé si tengo ganas de que me saquen una foto… Además, después está la gente que en Twitter o Instagram empieza a comentar qué tenés puesto, si nos miramos con amor o no, si me desacomodé el barbijo… Es un montón de info. Ojo que también recibo mensajes espectaculares.

“Lo que más me jode es que, si paseamos con el enano, no lo blureen. Porque tiene seis años, va a cumplir siete, y hay gente que no está bien. Puede llegar a ser peligroso. No quiero dramatizar, pero es muy invasivo”

 

También se despachó contra los haters, de quienes dijo “claramente la vida de esa persona no debe estar nada buena”. Y ejemplificó qué dispara su bronca: “Es algo incompresible el hateo. Yo me pregunto si esa gente que entra a comentar una foto y a poner si Jime está embarazada o si usa una remera blanca no tiene una serie para ver, o hijos o pareja de la que ocuparse”.

–¿Evitás leer o te llega igual?

–Todo termina llegando. Y lo que falta es empatía. Porque imaginate lo que me genera leer un comentario mala leche y bardero para mi pareja. A nadie le gusta que le tiren mierda a la persona con la que estás, aun haciendo el ejercicio de decir: “Pobre chabón… ¡qué vida de mierda!”. No me parece justo y me da bronca. Pero prefiero no leer, porque no me quiero fumar lo que opinan.

Yo me pregunto si esa gente que entra a comentar una foto y a poner si Jime está embarazada o si usa una remera blanca no tiene una serie para ver, o hijos o pareja de la que ocuparse”

Por último, Tucu aclaró que con su relación es “súper cuidadoso” en redes y que “no subo nada, no los expongo, no muestro y vivimos todo súper íntimo”. Además admitió que también le genera incomodidad “hacer entrar a mi casa a tanta gente” y cuestionó “ese juego en el que si no pasa en Instagram, entonces no pasó”.

fuente: revista gente

Relacionadas