Kylie Jenner armó una verdadera revolución en México por culpa de su diminuta bikini

Durante parte de diciembre del año pasado y los primeros días de enero, Kylie Jenner disfrutó de la nieve en las montañas de Aspen, Estados Unidos. Lo hizo en compañía de familiares y amigos. Entre los integrantes se encontraban su hija Stormi, de dos años, su hermana Kenall y Kris y su madre.

Se hospedaron en una finca en la que celebraron Año Nuevo y se quedaron hasta hace pocos días. De ese viaje se multiplicaron las postales disfrutando de la nieve, de los diferentes deportes y atracciones. En total estuvieron un mes y pagaron 450 mil dólares de alquiler.

Sin embargo, en las últimas horas la empresaria se sacó la ropa de abrigo, cambió las prendas de su valija y partió rumbo a México. Para continuar con su descanso, ya dejando de lado el frío y apostado por el calor, eligió la tranquilidad de las playas de Costa Careyes.

Kylie Jenner (Foto: Instagram)

Se hospedó en la mansión Ocean Castle-Sol del Oriente, a la que va todos los años. Se trata de un lujoso reciento. en el que se puede llegar a pagar 5.600 dólares por noche. Lo primero que hizo la hermana de las Kardashian fue ponerse la bikini, disfrutar de la pileta del lugar… ¡y armar una verdadera revolución! Las miradas de quienes se hospedaban en el lugar se clavaron en ella.

Kylie Jenner (Foto: Instagram)

Según publicó E! News, se trató de un viaje de pocos días, que le sirvió para relajarse y entretenerse. “Fue un viaje rápido, pero se divirtieron mucho bajo el sol, en un lugar hermoso”. Ella, por su parte, también hizo su aporte en su cuenta de Instagram: “Sol, solcito, caliéntame un poquito”.

La joven mostró sus curvas en un traje de baño de dos piezas en color durazno. Conformado por un sostén strapless de tela acanalada, que acompañó con una bikini de corte bajo. A eso le agregó una cadena de piedras brillantes alrededor de la cintura y, como tiene acostumbrados a sus fanáticos, múltiples anillos, pulseras y collares.

Fuente: revista gente

Relacionadas