Conmovedora reflexión de Gianinna Maradona sobre la familia, tras el desplante del Kun a su hijo

El escándalo que se generó por las actitudes que el futbolista tuvo con Benjamín, expusieron una interna que a la hija del Diez le sigue provocando mucho dolor. “Nada es perfecto, ni los malos momentos son para siempre”.

Esta semana fue sin dudas, bastante dura para Gianinna Maradona. Primero, tuvo que contener a su hijo cuando le organizaron un festejo virtual al Kun Agüero y lo dejaron afuera y después, con otros desplantes públicos que su ex le hizo al nene. El tema, obviamente, dio mucho qué hablar pero en líneas generales, la mayoría de la gente pudo ver una realidad que Gianinna siempre intentó mantener fuera de la luz pública.

Todavía triste por lo ocurrido, reflexionó sobre la familia, sus defectos y virtudes y concluyó en que la suya, si bien no es perfecta, le dio todo lo necesario para ser feliz. “Soy REAL como ustedes. Me equivoco, sé pedir perdón, hablo y lloro mucho, digo lo que pienso a quienes amo, no puedo ser careta. La familia feliz y perfecta con el jardín y el perro nunca estuvieron en mis dibujos del jardín y AMO que así sea. Lo agradezco. No sería la mamá que soy hoy, no hubiese formado así mi propia familia de 2”.

 

“De ustedes aprendí todo lo que soy. Prudente como “la claudia”, un fuego como “el Diego”, protectora como mi hermana… GRACIAS, GRACIAS una vez más! Desde el silencio de mi vieja hasta la foto mental de mi hermana y mi viejo subidos al Scania (ese con el que papá nos iba a buscar al colegio @dalmaradona 😂). Me enseñaron lo que sí, lo que no, lo que quería igual y lo que quería cambiar”.

Su reflexión cerró con una frase fuerte: “Busqué mil formas de encontrarme y de encontrar mi paz en cada tempestad. Y así voy por la vida, dejando más huellas que cicatrices. Ya no me creo lo que dicen que soy, me basta con mirar a Benjamin. Acepto, avanzo y cierro. Abrazo a mi hijo, como ustedes me abrazaban a mi, disfruto de ser su mamá. Duermo en paz. Soy feliz aunque a muchos eso les joda”.

Fuente: Revista Pronto

 

Relacionadas