El duro descargo de Adrián Suar contra Araceli González por la división de bienes

Adrián Suar se mostró dolido con las declaraciones que realizó Araceli González sobre la división de bienes luego del divorcio de ambos.

La pareja estuvo casada entre 1997 y 2003 y tuvieron un hijo, Toto Suar. Pero todo el conflicto comenzó en septiembre, cuando en una nota con la revista Gente, Araceli reveló que desde su divorcio jamás llegó a un acuerdo en la división de bienes. “No se hizo como corresponde y están faltando a la verdad”, aseguró la actriz, aunque los abogados de Suar la desmintieron.

A eso se sumó la visita de la actriz al programa de Susana Giménez, en donde volvió sobre el tema: “Lo mío no es un reclamo, es lo que me corresponde”, aseguró González, que es dueña del cinco por ciento de Pol-ka. “Creo que es fundamental que en esta época todas las mujeres tomen esta decisión de defender sus derechos. Porque muchas veces… Quiero que quede claro: tenemos esta sensación que hablamos de esto y quedamos mal paradas, como que somos culposas. Es como que siempre priorizamos nuestros hijos, nuestra vida y siempre callamos un montón de cosas. La realidad es que es un momento muy oportuno para la mujer donde está siendo escuchada, y hace mucho tiempo no se arriesgaba a tantas cosas”, señaló y reveló que muchas veces no supo que firmaba.

Al respecto, Suar decidió presentar un documento en donde contó lo que atravesó en este tiempo y cómo fue la separación y la división de bienes con la actriz. Además, el productor sumó los documentos que firmó la actriz en su momento y afirmó que apoya los reclamos que hacen las mujeres pero, en este caso, señalarlo desde ahí es incorrecto.

 

El comunicado:

“Nunca hubiese querido hacer pública una situación que pertenece a mi ámbito privado. No me gusta, ni necesito, mediatizar mi intimidad. Pero hoy me veo obligado -no sin gran dolor – a realizar aclaraciones respecto a una serie de injurias y falsas acusaciones que mi exesposa, Araceli González, ha vertido en los medios en el último tiempo. Porque como ella expresó oportunamente, que siempre priorizó y buscó proteger a sus hijos, lo mismo pretendo: su hijo también es mi hijo.

Estuvimos casados poco más de cuatro años. Decidimos separarnos de común acuerdo y en buenos términos. Sin embargo, Araceli hace un relato errado e incorrecto de lo sucedido a partir del quiebre de nuestra relación. Cumplí con todas y cada una de mis obligaciones. Tengo una conducta responsable y no le debo nada a nadie. Entiendo que no bastan mis afirmaciones para desacreditar sus acusaciones como así tampoco las suyas para descalificarme y difamarme. Este tipo de declaraciones deben tener un sustento real para cobrar validez. La intención de este escrito es, precisamente, contar la verdad de los hechos y aportar pruebas fehacientes, contundentes y categóricas (documentos que acompaño, firmados oportunamente por ella y por mí) que acreditan y abonan lo que expongo a continuación.

En el año 2003, iniciamos los trámites del divorcio, asistidos por abogados de ambas partes, decretándose la disolución del matrimonio en el 2004.

Al año siguiente (2005) y luego de arduas negociaciones de las que participamos los dos -asistidos y acompañados por los respectivos letrados- celebramos de común acuerdo y ante escribano público un convenio sobre división de bienes. Dicho convenio fue posteriormente ratificado por ambas partes el 21 de diciembre de 2015, mediante un acuerdo complementario suscripto también ante escribano público y con asesoramiento profesional mediante. Entre el dinero y los bienes que ya le había entregado, acordé darle – adicionalmente – el 50% del monto que se obtuviera por la venta de mis acciones de Polka Producciones. Y aquí me detengo un momento para aclarar lo siguiente: Araceli me llama “su socio”; ella no es mi socia. Nunca fue ni tampoco es ahora accionista de Polka. Solamente es beneficiaria del 50% de las sumas que se obtengan oportunamente por la venta de esas acciones. Esas acciones son un bien propio, por ser la fecha de constitución de la sociedad anterior a mi casamiento con ella.

Aún así, en los años 2008 y 2015, le aboné el valor correspondiente a la venta del 90% de mis acciones. A la fecha, solo queda pendiente la distribución de las eventuales sumas de dinero que se obtengan en el futuro por la venta del 10% restante (5% para cada una de las partes) cuando la justicia así lo disponga, por haberlo solicitado ella en el juicio que me ha iniciado.

De este modo, tanto en el 2008 como en el 2015, Araceli percibió lo establecido de común acuerdo y firmó y ratificó que nada le adeudo. Está documentado en la Justicia “que, al día de la fecha, el señor Adrián Schwartz Kirzner nada le adeuda a la señora Araceli González por ningún concepto derivado del convenio sobre división de bienes ni tampoco del acuerdo complementario.”

View this post on Instagram

Próximamente #ElHost #segundatemporada @foxapplat

A post shared by Adrián Suar (@elchuecosuar) on

Ante tanta evidencia contundente –hoy en manos de la Justicia- me resulta francamente incomprensible y desconcertante escucharla decir “jamás conseguí la división de bienes” o “he firmado papeles que me mostraban, sin saber qué firmaba”. Suena descabellado. No hace falta aclarar que ningún juicio de divorcio puede ser tramitado por las partes sin el patrocinio de abogados. Sencillamente no es viable. Entonces, ¿cómo se entiende cuando dice que no sabía lo que estaba firmando si estaba siendo defendida, amparada y asesorada por sus letrados? No resulta creíble tanta ingenuidad.

¿Acaso yo también debería preguntarme qué estuve firmando a lo largo de estos años?

No firmó solo una vez sino en tres oportunidades, reconociendo en cada una de esas ocasiones que yo no le debía nada y extendiendo los recibos del caso.

Además, pasados ya 15 años, calificar como “arreglos” a esos acuerdos celebrados en forma conjunta es, sin duda, algo deliberadamente ofensivo, difamatorio y malintencionado.

En las pruebas que adjunto, los montos percibidos por Araceli no están visibles por prudencia y respeto. Pero, por supuesto, le doy la entera libertad de hacerlos públicos si ella así lo decidiere.

Cumplí con todos mis compromisos y obligaciones en tiempo y forma. Estuve presente toda vez que la justicia así lo ha requerido, en persona o a través de mi abogado, y lo seguiré haciendo cada vez que se me convoque. Pero también recurriré a los tribunales cuando se vea mancillado mi buen nombre y honor, para defender mis derechos.

Fuente: Primicias Ya

 

 

Relacionadas