Romina atravesó un angustiante momento en Gran Hermano y Santi del Moro tuvo que consolarla

El participante que se muestra como la más fuerte casi se quiebra emocionalmente al recordar a sus hijas. Ni siquiera quiso hacer la prueba del líder, pero el conductor intervino y ayudó.

Si bien muchos de los que ingresan a Gran Hermano se muestran fuertes, el aislamiento mantenido en el tiempo muchas veces genera una sensibilidad extrema. Si bien todos extrañan a sus familiares, en el caso de Romina tiene un costado más angustiante porque afuera están sus tres hijas y con el paso de los días las extraña cada vez más.

Sin ir más lejos, este martes 6 realizaron la prueba del liderar, fundamental para ellos, pero Romi prefirió no hacerla. Vale recordar que quien la gana se salva de ir a la placa y hasta tiene la posibilidad de salvar a alguien. Tiene un gran valor para seguir adelante, pero ella no quiso ser parte y luego de eso, Santiago del Moro habló con ella.

“Hoy no era mi día, no tenía ganas ni de hacer la prueba, estaba un poco bajón”, comenzó y en ese momento Santiago le preguntó qué le pasó y ella respondió: “Extraño mucho a mis hijas y cada vez es peor”. En ese momento, el conductor quiso saber cómo lo lleva, y le contestó: “Como puedo”.

En ese momento, del Moro entendió que debía darle un espaldarazo, y soltó: “Igual, lo que tienen que saber todos es que sus familias están acá, que los miran, que hinchan por ustedes. En las galas, cuando puede venir gente, los vienen a apoyar. Todos la gente que ustedes tienen afuera los aman como siempre”.

Enseguida, agregó: “Viste que lo que tiene la distancia, a uno le pasa cuando viaja, se va lejos, uno magnifica todo. Entiendo que estés así, pero has llegado hasta acá y sos muy fuerte, Romi. A mí me impresiona tu fortaleza, de dónde saca esta mujer semejante fortaleza”, le dijo y ella le agradeció, ya que encontró tranquilidad en ese consuelo.

 

 

 

 

Fuente: Pronto

Relacionadas